viernes, 28 de marzo de 2014

Y LA MADERA LOGRÓ DERRETIRSE


Como todos los grandes, Jesús Lizaso lleva años trabajando perseverantemente, en el estudio de los materiales para hacerles hablar por sí mismos. Extrae de ellos formas insospechadas, con buen gusto y olfato vanguardista. Actualmente expone, de nuevo, sus piezas de madera en movimiento. Pero siempre depara más sorpresas...



Texto: Cristina M. Sacristán
Fotos: C. M. Sacristán y Jesús Lizaso


Las láminas de madera juegan, saltan y se desparraman. El artista consigue hacer de este material todo lo que sueña...



  En 2006, el taller de Jesús Lizaso se incendió, devastando la mayor parte de su obra, documentos y libros. Él recuerda que "lloraba como un niño", sentado entre escombros y cenizas. Pero conozco a pocas personas con su tenacidad, constante reciclaje y talento, y todo ello le llevó a reponer piezas, a seguir avanzando y a ser en estos momentos el escultor vizcaíno vivo con mayor actividad internacional. Precisamente con la mirada de un niño funciona este artista nacido en Barakaldo (País Vasco), entre los humos de Altos Hornos y la gran actividad fabril de la Margen Izquierda de la Ría bilbaína, antes de su declive en los años 80. Entorno que sin duda marcó la primera etapa de su obra

  Influenciado por los pasos de Henry Moore, Pablo Palazuelo, Jorge Oteiza, Eduardo Chillida y Giacometti, amigo de Iñaki García Ergüin y explorador "examen a examen", Lizaso ha ido evolucionando, haciendo hablar al hierro, a la arcilla refractaria, al bronce y, por ejemplo y ganando así la Medalla de Oro de la Biennale, haciendo de la madera plastilina. Unos mazacotes dóciles y dúctiles, a los que convierte en planchas, a los que dobla como si fueran de goma; que parecen derretirse y desparramarse por la sala de exposiciones. Sobre ellos se diría que un obrero haya pisado con su tosca suela, y haya dejado sus huellas. Como si sus piezas de roble y nogal fueran barro o alquitrán aún sin secar...



Huellas en madera. Expuestas en Toledo en 2010 y en Berlín y en Leioa en 2013.



  Sus Ortotropías, que es como se llaman estas esculturas de madera 'flexible', no sólo triunfaron en Florencia hace un año, sino que además fueron muy aplaudidas en la Berlin Art Week, en septiembre de 2013, y es posible que viajen a Suecia en 2015. Jesús ha empezado a trabajar con una galería de Santa Fe (Nuevo México) -ciudad donde hay cientos de galeristas-, ha participado en ocho exposiciones en Chicago y es posible que próximamente colabore con algún galerista de Nueva York. En Berlín expuso hombro con hombro con su paisano Jokin Burgo, en el stand de la barcelonesa Esther Arias, con un feed-back muy positivo. Burgo y Lizaso están tramitando mostrar su obra en unos meses en Estocolmo.

  El roble y el nogal sinuosos de Lizaso estuvieron expuestos también la pasada primavera en la Kultur Etxea de Leioa (Bizkaia), entre otras paradas. La participación del escultor vizcaíno en exposiciones de nivel es constante, y por ejemplo tomó parte en la colectiva Arte Total 2.0 Internacional, el pasado verano en Madrid. Ya había estado en la capital española con sus Raíces, en 2010. En Palencia expuso dos grandes obras públicas en 2011, y una de ellas recibió la Mención Honorífica, por su trabajo artístico a favor de las víctimas de explosiones de gas, concedido por la Asociación Cultural Muriel. En el Círculo de Arte de Toledo presentó su Mesa de los caballeros, 500 kilos de obra. Me contaba que ese paso fue como un termómetro de "cómo voy, cómo evoluciono". Seleccionado en Portugal, finalmente quedó finalista del Premio de Escultura Artemar - Estoril Award.



Recibiendo la Medalla de Oro de la VIII Biennale Internazionale d´Arte Contemporanea.




  También cuenta con la Medalla de Oro de la Fundación Faustino Orbegozo Eizagirre a la Investigación en las Artes Plásticas. Y ha sido invitado en Ronda, Girona, Barcelona... Pero en la distancia corta Jesús es muy cercano y sencillo. Le llamas por teléfono y te dice, con mentalidad de obrero, "aquí estoy, venga a lijar madera. No sabes lo que cuesta". Pues eso, horas y horas de concentración y encierro en el taller, para luego dar a conocer al mundo sus impactantes creaciones, tan difíciles de transportar y no fáciles de vender en un momento de crisis económica tan fiero.

  De hecho, cree que "nadie se puede considerar consagrado" y, aunque se va marcando retos y explorando nuevos campos, funciona en clave de trabajador laborioso. Y siempre tiene un guiño a lo cotidiano, habiendo expuesto y donado obras relacionadas con el Athletic de Bilbao. Motivo que le ha arrancado preciosas esculturas y no menos interesantes óleos y dibujos. Incluso cuando recibió la Medalla de Oro en Florencia, a continuación regresó por París para ir a ver jugar al equipo rojiblanco...



En primer término, las 'Pilastras' de Lizaso, madera de roble y hierro. Prodigiosas formas que pueden ver en el Museo de Durango.



 
 También participó en la colectiva en torno a los 75 años del Bombardeo de Gernika en la villa que hizo famosa Picasso. Junto con Ibarrola, Basterretxea, Ortiz de Elgea... Amante de los museos, los defiende en cualquier contexto -"nunca son un fracaso"-, y suele participar activamente en iniciativas que promuevan la cultura, tal y como les informé recientemente que hace con AmiArte (el taller de creación para personas en riesgo de exclusión).


 
  Las potentes esculturas de Lizaso van salpicando espacios públicos de buena parte del País Vasco, como ocurre en el exterior del Museo Marítimo de Bilbao, donde las monumentales Tuercebarras y Remeros permanecen retando a la ley de la gravedad. Como en un pulso que le echan al mar y a la tierra (al igual que ocurre en la escultura de Churruca en Las Arenas).



'Tuercebarras', impresionante escultura pública situada frente al Museo Marítimo de Bilbao.


  Participante en los encuentros de Sculpture Network, Lizaso suele trabajar con Alfa Arte, empresa guipuzcoana especializada en fundición de obra pública. El artista necesita aliarse con socios de su tamaño, audaces y emprendedores, que puedan acometer importantes proyectos. Sculpture Network dinamiza la actividad de los escultores talentosos del planeta...

  No pasa tiempo sin que Lizaso sorprenda con algo. Así, por ejemplo, el verano pasado tuvo un encuentro con el Papa Francisco, en Roma. Jesús había realizado una escultura para su colocación en Palencia, sobre las víctimas de las explosiones de gas, y eso le llevó a ser recibido por el Pontífice. Lizaso le entregó una cruz esculpida en madera y Francisco le regaló un rosario. Tal y como se refleja en la prensa, el moderno Papa fue afectuoso y simpático con el escultor vasco.


El pasado verano, Lizaso tuvo un encuentro en Roma con el Papa. Él le esculpió una cruz y Francisco le regaló un rosario.

 

  Hasta este domingo 30 las Ortotropías de Lizaso están expuestas en el Museo de Historia de Durango (Bizkaia). Las felicitaciones están siendo numerosas y el feed-back, muy bueno. "Nos ha sorprendido el acuerdo de la gente de a pie y los expertos (artistas, críticos de arte...) en alabar la obra presentada por Lizaso", narra el director del espacio expositivo, Joseba Aizpurua. "Según nuestra experiencia, no es corriente que una exposición, y menos tratándose de escultura (es más difícil que la gente empatice con ella tan de primeras), concite la aprobación de todo tipo de público". Tampoco es de extrañar, pues se trata de la obra premiada internacionalmente de un autor local pero poco común y de talla internacional. Si se acercan a verlas, podrán comprobar lo bien que maridan con el continente, un espacio de vigas de madera, en este palacio noble que tiene tanto de caserío (baserri) de antaño.

  Algo de hierro, mucha madera, experimentación en impresiones digitales y otros materiales... "La grandeza está en la sencillez", argumenta Lizaso en sus búsquedas deconstructivas...


'Una Puerta', una de las 'Ortotropías' de Lizaso, expuesta actualmente en el Museo de Historia de Durango.
 

  Con trayectoria de adulto pero siempre mirada de niño, emprendedora, exploradora, acometió Jesús el dibujo que permanentemente encabeza mi blog y mis comunicaciones por internet. "Un niño que se asoma a una mesa, para ver los garabatos de los adultos, para ir visualizando lo que él escribirá en el futuro", explica Jesús que quiso plasmar en la idea de El Tintero. Del tintero de una periodista curiosa y que toma notas, fijándose en el mundo. Lizaso pudo entender el sentido de esta web, porque es así como siempre trabaja él: con curiosidad, con ilusión, sin contaminar su imaginativa creatividad, alzando los ojos por encima de los obstáculos...



El reto de 'Resistencia al derribo', o la experimentación hasta el límite del talentoso creador vasco.




Para más información: Berlín, nido de talentos (El Tintero, Deia 2013)
Entrevista: "Nadie puede considerarse consagrado" (Deia, 2010)
Lizaso gana la Medalla de Oro en la Biennale (Deia, 2011)
Reportaje sobre Arte y Athletic (Deia, 2012)
Desafiando a la gravedad y las formas (Deia, 2011)
Jesús Lizaso, sentimiento latente (amplio reportaje en la revista DC)
Lizaso también estuvo en Bilbao Art District (Deia, El Tintero 2013)
Iñaki García Ergüin, el pintor en su nube (El Tintero, Deia 2013)
Web Jesús Lizaso
Museo de Historia de Durango

No hay comentarios:

Publicar un comentario