domingo, 31 de mayo de 2020

SANAR CON CORDURA Y HUMANIDAD

En estos meses difíciles, se habla más que nunca de Salud y Sanidad. Son una prioridad en nuestras vidas, pero la queja y preocupación de buena parte de la población es que se antepongan ciertos intereses al bienestar de la ciudadanía. Algunos médicos holísticos nos dan su visión de la situación y las salidas: hay que poner el acento en el entorno que causa las enfermedades



Texto: Cristina Mtz. Sacristán




Imagen figurada del covid-19. Foto: Sierra Club


  Si en algún momento hemos hablado de Salud es durante la pandemia del coronavirus. La salud, ese divino tesoro que nos deseamos cuando no nos toca la lotería, que anteponemos al amor y al dinero, porque sin ella no existe nada más. Que se lo digan a los pacientes terminales de cáncer. Incluso les toca a los más pudientes. Y, aunque vivimos en una sociedad altamente tecnologizada, a veces nos preguntamos por qué es tan difícil atajar algunas enfermedades, así como dar con una vacuna apropiada para males como el covid-19, tan penetrante y aplastante. Que arrasa con todo.

  Y se ha reabierto el debate sobre por qué tantos científicos están volcados en sofisticar armas de guerra, mientras la gente muere por problemas médicos o incluso de hambre. O por no tener acceso al agua potable. Con mayor desgarro en el caso de los niños, víctimas sobre todo en los países con menos recursos. Y también la población clama que la Sanidad ha de ser Pública, indiscutiblemente. Que se invierta menos en armamento y ejércitos y se dedique más recursos a tratar a la gente.

  En este caldo de cultivo es fácil que surjan teorías conspirativas, como la que apuntala el ex Premio Nobel Luc Montagnier, quien ha asegurado que el coronavirus había sido creado en un laboratorio. Teoría que rápidamente negaron desde la comunidad científica, la cual sigue manteniendo que este pernicioso virus nació de forma natural. Entre otros, la Universidad Politécnica de Valencia rechazó las teorías de Montagnier. También están algunos movimientos antivacunas que no defienden ningún tipo de vacuna, a pesar de lo necesarias que son para tratar a los niños de las poblaciones más desprotegidas, por ejemplo.

  Humanizar la Sanidad es la reclamación más generalizada. Y quienes llevan años defendiendo un sistema de Salud menos agresivo y más cercano recuerdan cómo los antiguos chamanes cobraban cuando los pacientes estaban sanos, no cuando estaban enfermos. Así me lo contaba el fotógrafo y documentalista Patxi Uriz antes de que le otorgaran el Goya al Mejor Documental en 2016. Él conoce bien la Amazonía, donde se sigue teniendo una comunión con la Naturaleza esencial, en formas de vida nada artificiales. Y ese es uno de los fundamentos de los médicos holísticos. Y es que ya Galeno comprendía el ser humano como un todo, al que había que tratar en su completud.




Cartel de 'Hijos de la Tierra', documental de Patxi Uriz y Axel O'Mill que ganó un Goya.



  Patxi Uriz y su equipo fueron a la Amazonía a preparar un libro sobre plantas medicinales y después se plantearon desarrollar un documental, para lo que hablaron con indígenas y chamanes. Recuerda con especial afecto a Ricardo Awananch, de la etnia ecuatoriana Shuar. Hijo y nieto de curandero, "fue la persona que he conocido con un corazón más grande que su cuerpo". Ricardo falleció tras la presentación del documental, en la que dejó al "público boquiabierto", describe Uriz. De esta experiencia el documentalista extrajo la convicción de que "la salud de la Tierra es un reflejo de la salud de los humanos. Van unidas, de la mano". Y cree que los médicos occidentales tienen "que aprender tantas cosas" de los chamanes. "El oncólogo alternativo Martí Bosch ve muy importante conocer la historia de la medicina, cómo están etiquetadas las plantas, por qué se fueron las sorgiñak a la hoguera, dónde se guardaron esas fórmulas magistrales... Los médicos deberían aprender fitoterapia, saber que hay enfermedades que te las crea el espíritu...". Porque "la química palía el estrés y la ansiedad, pero no te los cura". Alberto Martí Bosch incide en que debemos cambiar nuestro modo de vida para ganar en salud.

  Uriz une su voz a la de los profesionales críticos que consideran que las empresas farmacéuticas se lucran promoviendo ciertos medicamentos. "Se está viendo que los ansiolíticos y demás crean zombies. Hay que abrir viejos o nuevos caminos. Los dueños de la salud somos nosotros. La salud de uno mismo depende de uno mismo, no hay que dejarla en manos de los médicos. Para ello hay que emerger espiritualmente, peregrinar...". Porque "en el Medievo la gente peregrinaba como comerciaba. Peregrinar significaba a través del campo, a pie. Era una especie de paso a la edad adulta, una época de transición. Una especie de camino interior, emerges para que seas una persona libre". En contraposición de un sistema, basado en la religión monoteísta, "que quiere que seas parte del rebaño". Uriz recuerda que "nuestros antepasados, en sus rituales paganos, desprestigiados, hacían sus ritos, invocaban a la Madre Naturaleza, que no te pide nada a cambio, está ahí para que la valoremos, y mientras la cuidemos es una farmacia viva, que nos va a dar la mayor provisión de vida", reseña.

  Naturopatía, geoterapia o acupuntura son terapias milenarias, que parten de la Medicina Tradicional China (MTC), de relación con la Madre Tierra, de equilibrio entre el yin y el yang, para mantener la Salud. Según los profesionales de las terapias alternativas, el viejo aforismo 'mens sana in corpore sano' sería básico para cualquier diagnóstico y a la hora de sanar a un paciente. Partiendo de la premisa de que no se investiga en salud como se debiera, asistimos a cómo los profesionales 'convencionales' y los 'alternativos' no se acaban de poner de acuerdo para colaborar en el fin que más debería preocuparles: ayudarnos a vivir más y mejor. Y unas 250.000 personas en España recurren a las medicinas alternativas, en las que los galenos o terapeutas se preocupan por todos los elementos de la vida del paciente que pueden distorsionar su equilibrio, de forma integral. Y a partir de ahí actúan. El enfermo es tratado con cercanía y en la mayoría de los casos los medicamentos naturales no son tan agresivos como los químicos.

  Personas que aminoran sus problemas ginecológicos o de alergias con homeopatía, o bien atenúan los efectos del cáncer a través del reiki se cuentan a millares. Otra cuestión distinta es el intrusismo o los falsos curanderos: hay demasiados desaprensivos que abusan de la necesidad de sanar de la gente. Y en plena pandemia del coronavirus se están dando muchos casos de abusos. Que vienen a enredar más la tirantez existente entre la medicina convencional y la que no lo es. En el libro 'Naturopatía, la otra alternativa de la Medicina', de Eduardo Gallego-Duque, el escritor Antonio Arias dice en su prólogo que "puede pensarse que la prevención resulta cara, pero yo mantengo que resulta mucho más caro tener que reparar cuando no se ha previsto". En el caso de las conocidas como medicinas alternativas, con tanto arraigo en países como Alemania o Gran Bretaña, optan por la fórmula de trabajar a largo plazo.

  En España, los avances de los médicos 'alternativos' son lentos, pero por ejemplo en los años 80 llegaron hasta la Unión Europea, la cual reconoció la existencia de la Medicina Natural y dio potestad a los estados miembros para que fueran ellos los que la reconocieran. Y en los años 90 se creó la Asociación Iberoamericana de Titulados Superiores en Ciencias de la Salud, Iberciencia, que colaboró con la Organización Mundial de la Salud para crear la primera Facultad de Medicina Alternativa del mundo, en Perú. Gallego-Duque, presidente de la Fundación Europea de Medicinas Alternativas, cree que "es el momento de poder trabajar en equipo con la medicina convencional alopática, y que nuestros logros sean válidos para toda la Humanidad. Por nuestra parte siempre estaremos abiertos al diálogo", me comentó en una entrevista. Con todo, este naturópata veterano destaca que "la salud es demasiado importante como para dejarla solo en manos de los médicos".





Fotograma de 'Hijos de la Tierra', en el que Ricardo Awananch, hijo y nieto de curanderos, abraza a un árbol. Foto: Patxi Uriz



  Naturopatía, Acupuntura, Medicina Tradicional China, Homeopatía, Osteopatía, Quiromasaje, Bioenergética, Cibernética y otras profesiones parasanitarias están definidas en el Impuesto de Actividades Económicas, en el epígrafe profesional nº 944 y 841, que recoge a los centros y profesionales de estas actividades.

  "Desde mi primer año en la Facultad de Medicina era consciente de la importancia del equilibrio del ser humano con la Naturaleza y la repercusión que lo externo tiene en nuestro interior", me cuenta Nere Arrillaga, homeópata y acupuntora que lleva años desarrollando su trabajo exitosamente en Bilbao. Como todos los médicos holísticos, Nere observó "enseguida que si sabemos vivir la vida con armonía -sean buenos o malos momentos- nos sentimos con fuerza, fuerza interior que nos mantiene erguidos, como los muñecos tentempié, que tras ser empujados recuperan su postura". En la carrera estudió el funcionamiento del sistema inmunitario. "Aprendí que estaba preparado para actuar ante las agresiones externas y para ello se necesitaba un buen intestino, un buen hígado y riñón y una buena calidad de sangre. Aprendí la importancia que tiene la alimentación, también la afectiva y espiritual", añade.


  Pero, con los avances tecnológicos, "con el desarrollo de la ciencia y las tecnologías -cosa interesante para muchos aspectos de la vida-, empiezan las farmacéuticas a elaborar fármacos para luchar contra todo síntoma o trazo de enfermedad, no escuchando lo que el cuerpo dice y con un ánimo de lucro cada vez más potente". Y es que profesionales como Arrillaga realizan un cuadro completo del paciente, analizando sus hábitos, sus relaciones afectivas, su historial médico y cómo se alimenta, por ejemplo, de modo que todos los aspectos estén conectados como un todo. No como partes separadas de diferentes cuerpos. Y llega una pandemia "y empieza el caos. Con la inercia de tratar las enfermedades a cachos y sin escuchar lo que el cuerpo dice", interpreta Arrillaga. "Y se toman medidas antinaturales.  Qué es eso de estar esperando a la vacuna como si fuera la única salida al mal", añade.

  Y es que el coronavirus es un tipo de virus ARN, y como tal "difícil de evitar que mute por su compleja composición de aminoácidos. Al igual que el virus de la gripe, que también lo es y de hecho muta cada año", apunta la acupuntora. "Se tardará pero llegará la vacuna. Y entonces, ¿qué? Otra vacuna más a ser inyectada cada año a la población mundial. ¿No sería mejor si nos hablaran de cómo alimentarnos, qué alimentos contienen zinc, vitamina C, de lo malo que es el azúcar, etc.?", cuestiona.

  Y en este punto Nere Arrillaga coincide con médicos como Juan Gérvas, Mercedes Pérez y Peter Gotzsche cuando critican a las Farmacéuticas por hacer negocio por delante del interés general. "La ciencia médica ha hecho maravillas con su avance científico y qué decir de la cirugía, pero asociada a las empresas farmacéuticas se ha corrompido y ha quitado salud a la población mundial con tanto fármaco antitodosíntoma" y los antibióticos para curar virus. "Con ello ha quedado barrido y debilitado el sistema inmunológico de la gente", destaca Arrillaga. Y cita a Ivan Illich, quien en su libro 'Némesis médica' afirma que la medicalización de la vida "no es sino un solo aspecto del dominio destructor de la industria sobre nuestra sociedad. Las estrategias médicas fracasan porque concentran demasiados esfuerzos en la enfermedad y muy pocos en cambiar el ambiente que enferma a la gente...". Illich continúa diciendo que "una sociedad superindustrializada es morbosa en el sentido de que la gente no encaja en ella. Cuanto más tratamiento cree la gente que necesita, menos puede rebelarse contra el crecimiento industrial", asocia este veterano médico austríaco.





Juan Gérvas y Mercedes Pérez, en un selfie que nos viene que ni pintado.



  De la excesiva medicalización de nuestras vidas llevan años hablando Juan Gérvas y Mercedes Pérez. Ambos médicos publicaron el libro 'Sano y Salvo', con Los Libros del Lince, y en él describían cómo la Sanidad está llena de pruebas, intervenciones y por ejemplo mamografías "innecesarias" y que incluso dañan a los pacientes. Lo del dicho popular de que es "peor el remedio que la enfermedad". Pareja, médicos y profesores de la UAM, la UNED, la Universidad de Valladolid y la Johns Hopkins, han escrito sobre estas cuestiones en numerosas publicaciones médicas, como el British Medical Journal, el European Journal y Medicina Clínica Española, avalados por Osatzen Osalde. En su libro expusieron que el exceso de medicina preventiva no solo puede constituir un gasto inútil -económico y de tiempo-, sino que además puede dañar aún más a los pacientes y, más allá, llegar a ocasionarles la muerte.


  Y es que Gérvas y Pérez se declaran partidarios de la medicina oficial, aunque critiquen que los tratamientos para el cáncer logran "que la calidad de vida del paciente sea una mierda", entre otros apuntes. Pero sus pensamientos tienen mucho de holístico y hacen guiños a terapias alternativas como la homeopatía -para casos de asma y dolor- o la acupuntura. Por otra parte, enfatizan que hay una "obsesión por la juventud eterna" que crea en sociedades como las nórdicas "personas en exceso preocupadas por su salud, lo que puede llevarles a perderla"..Así, por ejemplo, aconsejan comer huevos y disfrutarlos, olvidándose del colesterol. Y ponen de ejemplo la sociedad francesa, que padece menos infartos a pesar del foie y la mantequilla. ¿Que puede fumarse un cigarrillo al día y eso le alegra? "Pues adelante", recomiendan. Ellos hablan de cambiar la sociedad, "que haya menos coches, que haya más tiempo para estar con los seres queridos, para comer sin prisas...". Coincidiendo, entre otros, con Martí Bosch.

  Esto hila con algunas afirmaciones de profesionales como Luis Rojas MarcosEduard Punset, quienes llevan años aconsejando que las personas mayores paseen, se relacionen y ejerciten la mente con actividades sociales y culturales que les sean gratificantes. La actividad social y psicológica es muy buena para la memoria, me contaba Rojas Marcos en nuestra segunda entrevista. Este psiquiatra es un buen ejemplo de ejercicio mental, ya que ha solido publicar casi un libro por año. Rojas Marcos conserva cierto gracejo sevillano y la energía propia de los creadores de la Gran Manzana. Es una persona muy asequible y agradable en la distancia corta. Él trata de asesorar a lectores que sufren una enfermedad y se asustan, pues con información "empiezas a poner el control en ti mismo", razona.

 

  La memoria, me explicaba Rojas Marcos, "te dice quién eres y cómo eres" y es la base del futuro. En el día registra palabras y aprendizajes, y ella se encarga del olvido. Y lo que no se usa, "se atrofia", de modo que hay que ejercitarla a diario. "Para proteger la memoria del envejecimiento es bueno oxigenarse, que no falte la vitamina D... pero la actividad social y psicológica es lo mejor", afirmaba Rojas Marcos. A partir de los 50 años, el ejercicio intelectual regular tiene un efecto protector de la demencia, remarca.

  Por ejemplo, Eduard Punset, amigo de Rojas Marcos, me explicaba que "no nos sirve el dualismo tradicional entre cuerpo y alma al que nos tenía acostumbrados el pensamiento heredado. El alma está en el mismo cerebro y no escapa a su influencia. Uno de los grandes descubrimientos revolucionarios de este siglo ha sido, efectivamente, el concepto de la plasticidad cerebral: a través de la experiencia individual podemos incidir sobre nuestra estructura cerebral". El afán divulgativo de Punset partía de la premisa de que "a la gente no se le suele explicar casi nada", y con sus libros y conferencias trataba de verter alguna luz sobre realidades como la de nuestro cerebro.




Jövenes en el centro de Utrecht. Bicis y verdor, dos ingredientes que los médicos consultados aconsejan para tener Salud.



  En el caso de enfermedades como el cáncer, "el 47% de esos tumores son histológicos, es decir, que no crecerán o desaparecerán", argumentan Gérvas y Pérez, por lo que las mamografías en esos casos, el cribado de cáncer "no añaden mejor vida ni la alargan. La mortalidad no disminuye", pero se activarían las radiaciones en la paciente. Y en otros casos de cánceres, como el de colon, "una de cada 10.000 perforaciones es peligrosa, disminuyendo la muerte solo en un 0,1% de los individuos", documenta Mercedes. Por el contrario, informan de que solo el 0,1% de las pacientes con cáncer de cuello de útero mueren. De ahí que consideren que las citologías periódicas son solo precisas en mujeres pobres, presidiarias, prostitutas... 

  Entre otras cosas, en el caso de la andropausia proporcionar testosterona a los mayores les crearía un efecto placebo, "pero no aumenta la libido, ni reduce los infartos, aunque sí acrecienta los problemas de próstata", sentencian ambos. "Hay un movimiento mundial en contra de la medicación excesiva", subraya esta pareja de médicos. "Muchos enfermeros, psicólogos, etc. se preguntan cómo desarrollar su labor de una manera más racional y humana a la vez", apuntan.

  Gérvas y Pérez han estado aclarando algunos términos en torno a la pandemia del coronavirus, como que "en muchos casos no se ha conservado el 'primum non nocere' (primero no dañar). Ha habido encarnizamiento diagnóstico y terapéutico casi sistemático, desde casos leves (de abuso de radiología de tórax y de antibióticos, a uso de hidroxicloroquina), a casos graves en UCI donde se ha deshumanizado la muerte. Ha faltado el arte y la ciencia de no hacer nada, profesionales que generen confianza y sean comedidos en sus intervenciones, con formación suficiente para ser capaces de 'esperar y ver', de la 'espera expectante', cuando no hacer nada y esperar es la mejor opción diagnóstica y terapéutica (lo que en inglés se denomina 'deliberate clinical inertia', inercia clínica intencionada). Las restricciones por la pandemia a las autopsias clínicas y médico-legales y las normas impuestas para funerales y entierros hacen difícil el estudio del impacto del encarnizamiento médico".

  El mismo editor del 15-M, de Gèrvas y Pérez, de Julian Assange, etc., Enrique Murillo, editó la edición española de 'Medicamentos que matan y crimen organizado', del doctor en Medicina danés Peter Gotzsche, quien denunciaba que los medicamentos son la tercera causa de muerte en el mundo. "El desprecio moralmente repugnante hacia las vidas humanas es la norma tanto en las industrias de medicamentos como de tabaco. Ejecutivos de tabaco saben que están vendiendo la muerte y también los de las compañías farmacéuticas. Sin embargo, la industria farmacéutica lo ha hecho sorprendentemente bien en ocultar que sus medicamentos son también una importante causa de muerte", me explicó Gotzsche al entrevistarle para Deia. Este veterano médico subraya que "no hay fronteras de países aquí. La industria farmacéutica es multinacional y sus crímenes y mentiras nos afectan a todos. Su corrupción de médicos es un fenómeno generalizado en todas partes", señalaba, incluyendo a médicos daneses "en nómina, que hacen una prescripción irracional de medicamentos".




Gotzsche, retratado hace unos años por Peter Bertel.




  "Dado que nuestros medicamentos son la tercera causa de muerte en esta parte del mundo, tras las enfermedades del corazón y el cáncer, es extraño que prácticamente no se hace nada para reducir el enorme número de muertos, mientras nos movilizamos cuando una enfermedad como el ébola o el SRAS nos amenazan, a pesar de que matan muy pocos personas en comparación con nuestros medicamentos. La gente debe tener muchos menos medicamentos. Piensan que son seguros, pero no lo son", expuso Gotzsche. En este sentido, "la industria farmacéutica no vende medicamentos, vende mentiras acerca de los medicamentos", sentencia. "Esto es lo que hace a las drogas tan diferentes de cualquier otra cosa en la vida. Si se quiere comprar un coche o una casa, podemos juzgar por nosotros mismos si es una buena o mala compra, pero si se nos ofrece un medicamento, no tenemos esa posibilidad".



  El objetivo del libro de Gotzsche "era despertar a la gente a las atrocidades que se infligen sobre ellos por la industria farmacéutica para que esta industria gane grandes cantidades de dinero. Considero que es un crimen contra la humanidad. Tenemos que parar esto. Y no debemos tener miedo de las consecuencias. Los que tienen miedo no va a lograr cambios, como siempre habrá gente poderosa e instituciones que intimidar a sus críticos y que lucharán para mantener un status quo que es lucrativo para ellos". Él mismo ha sido cesado de la organización que él mismo fundó, la Cochrane Review, grupo ONG que trabajaba en el contraexamen de las pruebas de las farmacéuticas. Pero Gotzsche tenía un posicionamiento muy rotundo contra la vacuna del papiloma humano y eso le creó desavenencias en el seno de Cochrane Review. También fue cesado del hospital donde enseñaba a sus alumnos de Doctorado a hacer bien los exámenes a los medicamentos.

  En su último libro, Cómo sobrevivir en un mundo sobremedicado, Gotzsche remarca que la salud es una cosa muy seria, "nos va la vida en ella y necesitamos que sea eficaz y cure nuestras dolencias. Pero es también uno de los negocios mundiales más grandes. Los conflictos de interés impiden a los médicos hacer bien su trabajo. El dinero de la industria farmacéutica engaña, secuestra y domina todo el espectro de la Sanidad. Los médicos no tienen cursos de formación que no sean financiados por la industria. Y el que lo paga todo es el paciente, que no sabe a qué atenerse. Y lo paga a veces con su vida". Así, este libro "es para esos pacientes que quieren estar informados antes de ir a la visita médica y para los médicos que quieran quitarse la venda y decir 'no, gracias' a los laboratorios y sus tramposas ofertas de viajes y cursos", anuncia. Enrique Murillo editó en Roca Editorial la versión española de este impreso.




El médico danés Peter Gotzsche habla de "crimen contra la Humanidad" por parte de las farmacéuticas. Foto: Peter Bertel


  Lucía Artazcoz, doctora en Salud Pública entre otras cosas, viene analizando cómo las malas condiciones laborales perjudican la salud de las personas, principalmente de las mujeres. "La precariedad tiene un impacto negativo sobre la salud de las personas; obviamente sobre la salud mental, pero también sobre otras dimensiones como la salud cardiovascular o la musculoesquelética". En la conversación que mantuvimos para Emakunde, Artazcoz coincidía en que "en general hay una medicalización de la vida cotidiana, detrás de la cual está la industria farmacéutica, a lo que se añade la percepción por parte de muchos profesionales sanitarios y de la población general de que hay una pastilla para todo. Sin tener en cuenta que toda medicación puede tener efectos adversos". 

  Por otra parte, "hay muchos estudios que evidencian el menor esfuerzo diagnóstico y terapéutico en las mujeres. Ante los mismos síntomas, a ellos se les piden más pruebas complementarias y se les recetan fármacos más caros. Me gustaría saber qué pasa con las listas de espera porque no hay criterios objetivos para su gestión", señala Artazcoz, quien afirma que hay estudios documentados que demuestran que los hombres son priorizados en la Sanidad. Gérvas y Pérez denuncian en su libro 'El encarnizamiento médico con las mujeres' (Los libros del Lince) que hay un trato discriminatorio hacia las féminas, especialmente si son inmigrantes o muy mayores. En el libro, la pareja de médicos ha querido hacer un homenaje a la mujer "que enferma y sobrevive a médicos, pruebas, cirugías y medicamentos excesivos; y a la mujer que, sin estar enferma, se ve sometida a procesos innecesarios, como les ocurre por ejemplo a la mayoría de las embarazadas". Gérvas y Pérez creen que las mujeres deberían rebelarse contra "el encarnizamiento médico que padecen. Pero también deben rebelarse los profesionales de la sanidad y los servicios sociales, que conocen bien esa medicina que se ensaña con la mujer".

  "En 2013, The Lancet publicó un artículo en el que aseguraba que las políticas sanitarias y de salud pública no tenían en absoluto perspectiva de género. Sigue igual, pero es importante aumentar la investigación sobre las desigualdades de género en la salud para evidenciarlas y, sí, actuar como un 'Pepito Grillo', mostrando una realidad injusta que puede y debe cambiar", resume Lucía Artazcoz. La experta enumera los males originados de la precariedad económica: "Se da un aumento de la ansiedad y la depresión, que en España son afecciones comunes entre las mujeres, principalmente debido a factores sociales como su menor poder, sus peores condiciones de empleo o la responsabilidad del trabajo doméstico y familiar, los cuales configuran una situación desfavorecida respecto de los hombres. Con la crisis, la pobreza, el estrés, el entorno familiar... se acentúa el malestar".




Este libro también lo escribieron Gérvas y Pérez.



  Almodóvar y Jara es un gabinete de abogados que se dedica a litigios y procesos relacionados con daños ocasionados a la Salud. En casos de "reacciones adversas por vacunas y medicamentos, daños en ensayos clínicos, negligencias médicas, errores de diagnóstico, incapacidades laborales en enfermos por contaminación ambiental, protección especial de derechos fundamentales, etc.", enumeran. Tienen una fuerte presencia en las redes sociales y un blog muy activo


  He ido encontrando expertos en Salud que incidían en las posibilidades y capacidades de las personas mayores. Por ejemplo, la ginecóloga y sexóloga Myriam Ribes ha solido divulgar que las edades avanzadas no se tienen que ver privadas de relaciones sexuales. “Estoy cansado del culto a la juventud. El rechazo cultural a la edad avanzada, la estigmatización de las arrugas, del pelo gris, de los cuerpos surcados por los años", señalaba el diseñador Tom Ford, que hizo una sesión fotográfica muy caliente con personas mayores, para la revista Vogue. Ribes ponía de ejemplo esta visión del fotógrafo, ya que, apunta, "no es que el cerebro sea el órgano sexual más grande: es que es el órgano sexual. En el cerebro está todo. El resto está a sus órdenes. Se puede tener orgasmos con el roce de una oreja, sin el más mínimo roce o soñando". Y, si bien la potencia y la lubricación se ven mermadas con el paso de los años, "la experiencia y la habilidad suplen a la potencia y la velocidad". Pero esto "no se valora mucho aquí", considera, refiriéndose a España. "Esto vale para todo: en los países anglosajones valoran mucho a los médicos seniors, mientras que aquí prescinden de nosotros en cuanto pueden", refiere.

  Myriam recuerda que las personas jubiladas cuentan con "más tiempo, no tienen que preocuparse por la reproducción, tienen más experiencia, más paciencia y menos dramas y tonterías, menos vergüenza...", enumera. Y coincide con Gérvas y Pérez en que a esas edades no es preciso centrarse en el coito vaginal, y que se da paso a alternativas a la genitalidad, priorizando satisfacción por delante de orgasmo. En lo que insiste es en que "la edad no influye en esto. Te mole más con amor o sin amor, es igual a los 15 que a los 20 que a los 80. No age", destaca la sexóloga, que suele impartir charlas sobre estos temas. Los prejuicios patriarcales y judeocristianos coartarían las posibilidades de las mujeres en edad madura. "Las queremos 'como Dios manda'", critica Myriam.  Sus amigos Gérvas y Pérez también reivindican disfrutar de la vida como primer mandamiento para la salud. Y, en esa línea, que se disfrute de la sexualidad "con sentido común y alegría de vivir".  Ciertas medicaciones interfieren en el placer, pero estos profesionales aseguran que se puede paliar con experiencia y paciencia. Y el humor sería uno de los elementos más eróticos, coinciden dichos médicos. 

  La terapeuta barcelonesa Maite Corroto suele hacer publicaciones para dar consejos saludables, y una de ellas versaba sobre una menopausia llevada con alegría. Ya que es un periodo que produce molestias y trastornos, existen formas de sobrellevar esta etapa con menos quebraderos de cabeza. Tecnoabuelos es otra iniciativa en esta línea, de promoción de las nuevas tecnologías entre personas mayores. Celebran cursos y juegos, en los que participan jubilados diversos, haciendo sus aportaciones desde la experiencia y la sabiduría. En el caso del experto en ejercicio Jesús Abad, desarrolla programas de entrenamiento para personas mayores y, en general, adecuando los movimientos al perfil de cada persona. Porque conoce que el ejercicio es saludable pero que el deporte conlleva competición, lo cual no siempre equivale a Salud. De modo que lo que hace es adaptar sus tablas a las características de sus clientes. En el caso de la ginecóloga Miriam Al Adib, suele abordar en su blog y en las redes sociales su preocupación por que las mujeres tengan vidas saludables y que concilien cuerpo y mente. Por ejemplo, en el caso de las adolescentes, que están atravesando un periodo de regresión hacia modelos de pareja muy patriarcales. Miriam suele tratar estos aspectos, además de los puramente orgánicos. 





Tom Ford hizo una serie de fotos sexies de gente mayor para la revista Vogue.



  Una de mis fuentes habituales, durante años, fue Joseba Ruiz Golvano, quien llevaba una farmacia con laboratorio de Homeopatía en Bilbao. Compañero en tiempos de Elkarri, Joseba se afanaba en ayudar a la población a sanar de la forma menos lesiva posible. Pero, desgraciadamente, falleció no hace mucho. En su muro de Facebook le dedicaban estas palabras: "Creíamos saber que la Homeopatía y el mundo del medicamento homeopático era cosa de alemanes y franceses mayormente. Que era cosa de unos pocos laboratorios, pequeños comparativamente con el resto de la gigantesca industria farmacéutica. Pero a todxs lxs usuarios de Homeopatía de Vizcaya nos ha pasado antes o después, que hemos sabido de una pequeña farmacia situada en uno de los barrios mas humildes de Bilbao (Otxarkoaga), donde nos podían preparar cualquier medicamento en la dilución que fuera, en un suspiro". Joseba remarcaba que "la formación sigue siendo el punto flaco de la homeopatía y el caballo de batalla. La Universidad, salvo contadas excepciones, se cierra en banda". Hay cursos impartidos por laboratorios, asociaciones, médicos de relieve... pero los títulos no están homologados.

  Muchas disciplinas entienden de forma holística el cuerpo humano, lo del "mens sana in corpore sano". Por ejemplo, quienes practican yoga o tai chi, que conceden un gran protagonismo a la Naturaleza, así como los monitores de danza movimiento terapia. Porque el dolor del alma termina convirtiéndose en dolor del cuerpo. Una de ellos, Carme Martínez, trató a una chica con agenesia casi total del cuerpo calloso, una falta de conexión entre las dos partes del cerebro que durante años le creó muchas dificultades para comunicarse. En el vídeo de Carme, se muestra cómo la psicoterapeuta ayuda a Ariadna a moverse, pues parten de su rigidez, física y mental, que impide que gire sobre su eje y mantiene el cuerpo en tensión. Carme, bailarina y danza movimiento terapeuta, pasó largos meses con Ariadna hasta que consiguió que la chica empezara a tomar conciencia del peso de su cuerpo, a bailar, dar palmas e incluso dar vueltas. En esta emotiva grabación se ve cómo, pasados dos años, Ariadna comprueba que puede girar, de modo que se emociona y canta "¡cumpleaños feliiiiiiz!". Los progresos de esta compleja paciente ponen los vellos de punta, y demuestran de todo lo que se puede lograr a través del movimiento corporal.

  En los años 40, Marian Chace llevó la danza a un hospital psiquiátrico en Estados Unidos y desarrolló un método de trabajo con esa población. Mary Whitehouse, en la Costa Oeste, investigó la relación entre movimiento espontáneo y las teorías de Jung. Del mismo modo, la musicoterapia aborda los beneficios de la música en el bienestar general. En general, las terapias alternativas tienen mayor desarrollo en otros países que en el español. Así, los tratamientos para los pacientes de linfedema son mucho más efectivos e inmediatos en Alemania que en España. La homeopatía tiene mucho más arraigo en el Norte de Europa y Francia, por ejemplo. También en el Norte de Europa conocen mejor que aquí que el ejercicio aplicado a personas con cáncer es muy terapéutico. De hecho, y como me explicaba Cristina González Castro, el ejercicio estimula el bienestar físico y mental. Por su parte, los Optimistas Pragmáticos consideran que una actitud positiva y activa nos ayuda a tener vidas más plenas. En definitiva, se trata de ir dando con las claves para que la población tenga existencias más sanas y felices. A ver si el coronavirus nos da el empujón hacia ello.



"Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento" - Hipócrates

"Todos los botiquines de urgencia deberían incluir sentido del humor" - Anónimo, recogido                                                                                                              por Luis Rojas Marcos 





La Naturaleza provee de lo que necesitamos, cuando no la socavamos con ansia. Ahora es tiempo de reconciliarnos con ella.




Para más información: Reportaje sobre el libro 'Sano y Salvo', de Gèrvas y Pérez (revista ON)
Cómo sobrevivir en un mundo sobremedicado, de Peter Gotzsche, Entrevista en Deia (2014), con la primera parte del reportaje sobre exceso de medicalización. Lince ediciones
Némesis médica, de Ivan Illich
Dossier sobre Medicinas Alternativas en la revista Euskal Herria
Puntualizaciones sobre la pandemia del coronavirus por parte de Gérvas y Pérez
Actualidad sobre el coronavirus y sus repercusiones sociales, económicas y políticas
Amplia recopilación sobre Ciudades Verdes, paisajismo y nuevas formas de consumo
Entrevista con Lucía Artazcoz, doctora en Salud Pública: "El sistema desigual colapsa a algunas mujeres" (revista Emakunde, El Tintero)
Luis Rojas Marcos, sobre la resiliencia: Hay muchos héroes cotidianos (Deia, 2010)
Rojas Marcos, sobre la memoria: La actividad social y psicológica la incrementa (Deia, 2011)
Eduard Punset: Tenemos una infinita capacidad para hacernos infelices (Deia)
Reportaje de El Escarabajo Verde sobre estas pandemias, virus, coronavirus y relación con la Naturaleza
Más casos de estafas, sectas y falsos curanderos por la crisis del coronavirus
Abogados contra abusos sanitarios
Fernando Valladares: "La Naturaleza es la gran vacuna" (El Asombrario)
Reportaje sobre el sexo en edades avanzadas (revista ON, págs. 26-28)
Martí Bosch y cómo cuidamos mejor de nuestro coche que de nuestra salud
"Los apóstoles de la Naturaleza tendrán visibilidad con el Goya", entrevista a Patxi Uriz (Grupo Noticias, 2016)
Una adecuada alimentación para evitar pandemias (El Asombrario)
Sobre la gripe española como la gran pandemia del siglo XX. Datos sobre el SARS y el ébola
Cuántos niños mueren de hambre o sin acceso al agua potable (Acnur)
En medio de la pandemia, una tribu amazónica crea una guía sobre Medicina Tradicional
Fotos de Tom Ford para la revista Vogue sobre sexo en mayores. Tecnoabuelos
Sobre una menopausia llevada con alegría (revista ON, págs. 24-26)
Ejercicio en personas mayores (revista ON, págs. 26-27)
Tecnoabuelos, abuelos de última generación (revista ON, págs. 26-28)
No es país para viejos, ni para cojos, ni para locos...  (El Salto Diario)
Radiografía del coronavirus en personas mayores en España (RTVE)
Poniendo freno al molesto linfedema (revista ON, págs. 28-30)
¿Y qué pasaría si se ofrece los anticonceptivos sin receta? Propuesta de J. L. Neyro
Yoga, alejados del mundanal ruido (revista ON, págs. 27-29)
Naomi Klein: "La llamada normalidad era la crisis" (El Salto Diario)
Las técnicas del Arteterapia, medicina para el alma (Deia)
Joanne Goodall: "Si no cambiamos nuestra forma de vivir, seremos una especie extinguida"
OMSSierra Club. FemaltIbercienciaOsalde. Osatzen. ADMTJuan Gérvas. Luis Rojas Marcos. Myriam Ribes. Miriam Al Adib. Maite Corroto. Myriam Ribes. Miriam Al Adib. Carme Martínez. 4Trebol. Mujeres con ciencia.

sábado, 16 de mayo de 2020

EL CAMPO EN LA CIUDAD

Calentamiento global y dificultades para que los residuos y la contaminación no crezcan. Y, ahora, todo complicado por el coronavirus. La trepidante producción se compensa en parte por iniciativas particulares y colectivas de reforestación, creación de parques y huertos urbanos, reciclaje, autoabastecimiento... Los modernos urbanistas visten los edificios de verde y los ciudadanos traen el campo a la ciudad 


Texto y fotos: Cristina Mtz. Sacristán



La Naturaleza es nuestro vivienda de serie. Imagen pescada en la red.




Estos días de confinamiento, atrapados en nuestras jaulas de hormigón, nos hemos dado cuenta más que nunca de la importancia del paseo entre árboles y flores, de lo antinatural de los espacios grises, de lo insalubres que pueden llegar a ser nuestras ciudades con los aires contaminados por el excesivo uso de carburantes. De hecho, algunos ecólogos ya han afirmado que la solución a las pandemias estaba avisada: una buena convivencia con un ecosistema sano y no perjudicado por la acción humana.


  Pero no es nuevo y ya llevan muchos años trabajando en la mejora de nuestros entornos ecologistas, paisajistas, economistas y expertos en soberanía alimentaria, que consideran que el campo, nuestros orígenes, tienen que integrarse en las ciudades. Así me lo comentaba en nuestra primera conversación la urbanista Diana Balmori, tras acometer el área de Abandoibarra en un Bilbao remozado: "El campo tiene que integrarse en la ciudad". Más allá, Diana, criada en Tucumán pero neoyorquina de adopción y de pro, me aseguraba que la ciudad de los rascacielos, la que tiene tantos problemas con su acumulación de residuos, puede ser sostenible y verde. Todo un sueño, que ella proyecta en su estudio de la Séptima Avenida, en Manhattan. "Urge crear una relación distinta con la Naturaleza", subrayó entonces.

  Para reforzar sus musas, frente a su estudio puede ver perfectamente el High Line Park, que fue creado sobre unas antiguas vías de tren, paralelas al río Hudson, y que supone un pulmón verde de oxígeno y paseos para los ajetreados neoyorquinos. Le resulta muy inspirador, reconoce, ya que uno de los anhelos de esta original arquitecta es que las ciudades sean más humanas, que integren la Naturaleza en lo cotidiano y, para ello, se sirve de pequeños huertos urbanos, de azoteas con plantas, fachadas vegetales, zonas peatonales... Balmori y su equipo trabajan en un espacio diáfano y sin sofisticaciones: muchos dibujos, bocetos, papeles, documentos… acompañan a sus sonrientes colaboradores, cuyos orígenes son muy diversos (otra característica muy neoyorquina).

  El que Bilbao fuera una ciudad eminentemente industrial en el pasado y que ahora hubiera sido repensada, en otro tono más de actualidad, le resultó muy sugestivo a Diana, quien comparaba cómo Detroit, al caer la industria del automóvil, no había sabido reinventarse. Además del verdor natural, el agua es uno de los elementos que Balmori siempre introduce en sus proyectos, por considerarlo esencial en nuestras existencias. "Todas las ciudades se ponían al lado del agua hasta el siglo XIX", me recordaba, porque era medio de transporte y de subsistencia. En mi visita a Utrecht Jim Roosendaal me explicó cómo los canales resultaban de alta utilidad para los mercaderes en Holanda, en tiempos en que las mercancías se transportaba en barcos.




Verdor a orillas del Oudegracht, que despliega sus canales en la holandesa Utrecht.



    El agua, según Balmori, "se está convirtiendo en el petróleo del siglo XXI", ya que escasea "sobre todo porque hay polución". Hemos pasado, dice, del concepto de las ciudades "como una cosa inerte, totalmente separada de la Naturaleza, a este momento en que hemos comprendido que la ciudad es parte de la Naturaleza, que no está separada, que las cosas vivas pueden vivir en ella y que los techos verdes, paredes verdes, el incorporar insectos, animales o plantas es importantísimo". Porque "nosotros formamos parte de ese ciclo, pertenecemos a esa biología íntegra", señala. En este sentido, Diana se confiesa enfática defensora de las slow cities y la slow food, como corrientes que promueven la sostenibilidad de nuestras vidas y ciudades.

  En su opinión, el paisajismo "repone la atmósfera y limpia y reduce la temperatura dentro de la ciudad". Y Diana no solo habla de recuperación y de medidas "inteligentes", sino además de "goce, calidad de vida" con este tratamiento del urbanismo. Me alucinó que hablara de un posible Nueva York sostenible: "Ya lo creo que sí. Para hacer los edificios sostenibles se involucra la geología -un sistema de chimeneas que absorbe el aire del edificio y lo renueva- y están apareciendo una serie de tecnologías con las cuales se puede hacer el cambio a una ciudad muy sostenible". Aunque admite que "falta mucho por hacer aún" y "ni por mucho está como a mí me gustaría".



Este parque de Manhattan le gusta mucho a Bernardo Atxaga cuando pasea Nueva York.



  Balmori tuvo que ponerle mucha imaginación a su proyecto de la Campa de los Ingleses, ya que del presupuesto inicial le recortaron, por la crisis, más de la mitad. El trabajo en equipo palía ciertos déficits, me comentaba cuando la visité en Manhattan. Allí estaba en alegre convivencia con sus arquitectos. En cuanto al paisajismo, admite que durante un tiempo fue considerado 'la hermana pobre' de la Arquitectura. "Se consideraba que era algo que sobraba. Ahora se han convertido en socias, y yo creo que es la herramienta de cambio de la ciudad, no solo para las personas: es mejor para los insectos, para los pájaros, para los mamíferos...". Así, sus proyectos le crean mucha ilusión porque "estos pequeños pedazos tienen un efecto inmenso, con cosas mínimas, en 100 metros cuadrados". Y los Parking Day serían "una demostración de cómo se puede cambiar una ciudad, todo lo vivo". La peatonalización resultaría un capítulo primordial en esta concepción de las ciudades modernas, con un transporte público activo. Bilbao le parece modélica en este sentido.

  Otras ciudades en las que la peatonalización y, de forma subrayada, el uso de las bicicletas para circular son preeminentes son las holandesas, en general las nórdicas y, por ejemplo, Berlín. En países como Noruega también veremos numerosas bicis en las ciudades más o menos importantes, como Oslo o Flåm. En Holanda, el verdor de sus pueblos y campos ha penetrado en las urbes. Lo normal es que vayamos a una estación en las ciudades holandesas y allí nos encontremos legiones de bicicletas aparcadas, todas juntas. Llueva de lado o haga frío, los ciudadanos circulan normalmente pedaleando, incluso con un habitáculo anexo para llevar niños. Tanto en esas urbes como en Berlín hay que estar atentos al cruzar la carretera, pues los carriles bici tienen preferencia y no es la primera vez que en Amsterdam han ido turistas a denunciar un atropello, como peatones, pero la policía no les ha hecho caso, ya que las bicis tienen prioridad en esos carriles. En cambio, apenas registran atropellos de ciclistas, y circulan sin casco.




Bicis aparcadas en el centro de Oslo, muy cerquita del hotel donde entregan el Premio Nobel de la Paz.


  Es otra forma de circular. Por ejemplo, en Berlín son de lo más andariegos, y además cuentan con frondosos y amplios parques por los que pasean incluso con mucho frío. Llevan a sus niños a jugar, a volar cometas -por ejemplo en el famoso Tempelhof Freiheit- y a sus bebés en los carritos. Bien pertrechados, pero ni siquiera con la pandemia del coronavirus han dejado de caminar por sus parques.

  Llama la atención en Holanda cómo preservan el verdín a pie de canal en Amsterdam y Utrecht, donde en el agua podemos ver flotar incluso nenúfares. Son lugares en los que el respeto por el hábitat es total, y la conciencia recicladora y de separación de las basuras forma parte de su ADN.

  Tras mis experiencias 'green' en Berlín, propuse hacer un amplio reportaje sobre parques, jardines y lagos berlineses, así como los de Potsdam, ciudad verde y acuática donde las haya. Está rodeada de lagos, y así me lo mostraba Doris Weinkauf en nuestra visita a la capital de Brandenburg. Mostrando un mapa salpicado de lagos por doquier. Una cuarta parte de la superficie de Berlín está cubierta de árboles. Esta inusual característica en una metrópoli casa bien con el amor de los alemanes por la NaturalezaAdemás de sus parques y lagos, tanto Berlín como Potsdam cuentan con puestos de flores en muchos puntos de la ciudad. De hecho, comprar flores en Berlín es una ganga: te puede costar el ramillete 3 euros, tan solo. De dos a cinco euros he visto yo en Neukölln, por ejemplo. A menudo son vietnamitas quienes las venden. Y, además de su venta, es común que las planten los propios ciudadanos, quienes en no pocas ocasiones cuentan con huertos urbanos. En Berlín es muy corriente que te regalen flores o plantas.

  En Holanda el verdor y el agua tienen su Edén. Por ejemplo, el mayor invernadero de Europa. Los invernaderos holandeses son un 500% más productivos que los españoles, nada menos. Holanda exporta más alimentos sostenibles que España y Francia juntas. La Oficina de Turismo holandesa me informa sobre "cómo ha gestionado Holanda la lucha contra el agua a lo largo de su historia, y cómo lo sigue haciendo ahora de una manera sostenible". Las poblaciones históricas de canales, así como los parques nacionales de humedales retratan la relación que tienen los neerlandeses con el agua. Por Utrecht los árboles y las flores decoran muchos rincones, con bastante exuberancia y dejándose caer sobre el Oudegracht. Por supuesto, el mercadillo callejero cuenta con venta de tulipanes, como no podía ser de otra manera. Tal y como explicaba en mi anterior post sobre el reciclaje creativo, en Holanda tienen muy presente el reciclaje y el cuidado medioambiental. Es país puntero en esta materia junto con Alemania, donde la separación de basuras es escrupulosa. Así ocurre en otros países, como Austria o Suiza, donde pueden separar todos los elementos de una bolsita de té. ¡Hasta la grapa! Y, a la hora de crear, los artistas tienen en cuenta estos parámetros y se preocupan por utilizar materiales desechados, o de dar forma a objetos que iban a ir a la basura. Y salen creaciones muy interesantes. En estos reportajes recojo estos aspectos.




Parque en Amsterdam, junto al Museo de la Ciencia. En Holanda y Alemania los pájaros están contentos.


  Una peculiaridad holandesa es que cuentan con pasos a nivel en las autovías habilitados como si fuera campo, de modo que los animales puedan transitar por ellos ajenos al mundanal ruido, pastando, deteniéndose cuando les apetezca, etc. Como si la huella humana no rompiera su ecosistema. De Holanda nos llegan constantemente noticias de sostenibilidad. Así, en 2017 supimos que UrbanFarmers abrió en La Haya la granja urbana más grande de Europa, tras la apertura de otros espacios agrícolas en Basilea, Zurich y Berlín. En la azotea de las antiguas oficinas De Schilde, esta granja produce todos los días verdura y fruta fresca de gran calidad, kilómetro cero, y para más inri UrbanFarmers ha abierto una piscifactoría en la sexta planta del edificio. La reutilización permite que el agua donde se crían los peces, ricos en nutrientes, se recicle como fertilizante para las verduras, y las plantas a su vez purifican el agua que volverá a utilizarse para la piscicultura.

  Holanda se mueve deprisa en clave verde. Así, un año antes de lo previsto, todos sus trenes eléctricos de pasajeros (de la compañía NS) se mueven ya con energía 100% eólica. Amsterdam y Rotterdam son las ciudades líderes en sostenibilidad. El uso de energías sostenibles, la planificación urbanística, el uso del agua y del susbsuelo, el cuidado del reciclaje y la transformación de basuras en biogás y fertilizantes, etc. conforman un plan que cristalizará este año. El último grito de Rotterdam es alojarse en casas-barco sostenibles, fabricadas con materiales reciclables, sobre todo cartón.

  En Holanda se ha construido el mayor jardín de tulipanes del mundo. En Dinamarca, Copenhague se llenará de manzanos, arándanos, moras, etc. de forma gratuita. Así, de camino al trabajo se podrá coger directamente del árbol el fruto que se desee. La esperanza de la administración danesa que votó por este proyecto es que, al plantar árboles frutales y otra vegetación las personas tendrán la oportunidad de reconectarse con los sabores naturales y elegirlos con más frecuencia en su dieta diaria. Y los jóvenes volverán a sus orígenes. A los daneses se les permite tomar cultivos de propiedades privadas, siempre que estén en los caminos.




Parque y lago en el norte de Berlín. La Naturaleza, integrada en la ciudad.

.

  Noruega es otro país con exuberantes fiordos, cascadas de agua generosas e inmenso verdor. Desde el avión los fiordos se intercalan en el mapa, dándole vida, y algo así ocurre con Berlín, pues desde la ventanilla se divisan sus extensos parques y lagos. Otra característica de la capital alemana es que los animales campan a sus anchas por ella. Se ve que notan que los humanos les respetan, de forma que los gorriones comen directamente de nuestro plato en la terraza y se ven ardillas y zorros por sus parques. Hasta algún jabalí me dijo Erika Ede que habían visto en Tiergarten. La separación doméstica de basuras es impecable en Centroeuropa. A Noruega no le queda basura, pues la ha convertido toda en energía. Con cuatro toneladas de residuos se consigue una tonelada de combustible. A diferencia de España, la combustión de los desechos libera un humo que no es tóxico en un 99%. Con una sola planta energética, abastecen a medio Oslo. Y, como han consumido sus deshechos, ¡los importan de otros países!

  Las guarderías finlandesas asesoran a los niños sobre cómo convivir con la Naturaleza, así como con el Arte y la Música. Por su parte, en Suiza, tirar 5 kilos de basura cuesta entre 2 y 3 dólares, mientras que reciclar es gratis. Esto se debe a que, por ejemplo, separar una bolsa de té supone apartar el papel de la sustancia orgánica, del cartón y el hilo, y de la grapa de metal. Los ciudadanos aceptan pagar impuestos en caso de no realizar tal separación en casa, y una “policía de la basura” se asegura de que cumplen las normas. Además, casi todos tienen un huerto propio. Suiza ha erigido una industria del reciclaje ejemplar para el resto del planeta.




El Mercado de Dolac, en Zagreb, es exuberante en productos del agro croata y en flores coloristas. En una ciudad luminosa.


  Es curioso que, tras conocer esos lugares aterrizar en Zagreb da la misma impresión: el verdor lo acapara todo. Es una ciudad muy viva y soleada, llena de terrazas bulliciosas, pero además tiene buen número de parques y zonas con flores, que hacen de orla a sus monumentos históricos. Recuerdo que en el hotel y en restaurantes y bares, al igual que en Poznan o Gdansk (Polonia), había flores secas, una flor en un jarrón, etc. Siempre un detalle floral. Otro aspecto muy interesante es el colorista mercado de Dolac, muy famoso y retratado por los turistas. En él hallaremos unos frutos tan sugerentes y hermosos que los comeremos con la vista. Es como un homenaje a los productos del agro croata.

  Y es que Polonia no se queda atrás. Conocidas son sus reservas naturales, pero además sus ciudades, que fueron reconstruidas casi enteras tras la II Guerra Mundial, cuentan con importantes tesoros culturales y naturales. Así, según TravelBird (un portal holandés), Varsovia se encuentra en el puesto número 12 del ranking mundial de ciudades más verdes, con 110 metros cuadrados de espacios verdes por cada varsoviano. Hay varios parques, pero el Parque Real de Lazienki destaca porque es uno de los puntos de visita de los turistas. Con sus 76 hectáreas constituye uno de los pulmones, en pleno centro de Varsovia. Se creó en el siglo XVIII tal y como lo conocemos ahora, antes de que esos terrenos fueran adquiridos por el último rey polaco, Estanislao Augusto Poniatowski. Uno de los aristócratas había ordenado construir allí un pabellón con baños, de lo cual procede el nombre del espacio: El Parque Real de Baños (Lazienki). Me lo cuenta la infatigable directora de Turismo de Polonia, Agata Witoslawska, desde su portátil. 




Este pato tenía frío (a dos grados bajo cero), pero se andaba paseando por el Parque Lazienki del centro de Varsovia.



  El parque, tal y como lo conocemos ahora, "reflejaba las ambiciones del rey Poniatowski de crear un espacio moderno, de descanso y también de innovación: allí, en el pabellón de baños convertido en el Palacio sobre el Agua, Poniatowski se reunía cada jueves del verano con artistas y filósofos, en unas jornadas intelectuales con impacto en los movimientos artísticos del país", enumera Agata. Y, si bien este es el parque más espectacular, "podemos decir que el espacio verde se prolonga mucho más allá. De hecho, podemos llegar a Lazienki por el Parque Ujazdowski, con el castillo de Ujazdow, que domina una colina y hoy es sede de una exposición de arte moderno, siguiendo al Jardín Botánico". Otra fórmula de viaje 'verde' es buscar naturaleza a orillas del Vístula, uno de los últimos ríos salvajes de Europa. "Bien alquilando un kayak y buscando los nidos de los pájaros escondidos cerca de las orillas, disfrutando del buen tiempo en varias playas urbanas o paseando a pie o en bicicleta por las rutas señalizadas para llegar desde Lazienki al casco antiguo de la ciudad". Un planazo medioambiental.

  Y es que es una capital privilegiada en este sentido "al tener 20 kilómetros del centro de la ciudad un parque nacional y Reserva de la Biosfera a la vez. Se trata de un espacio de 385 kilómetros cuadrados al noroeste de la capital y al que se puede llegar también en transporte público. Existen varias rutas que se puede recorrer andando, a caballo o en bicicleta, e incluso existen rutas de dos o tres días", narra Witoslawska. En la cuenca del Vístula se puede apreciar dunas. Más allá, en Smardzowice veremos bisontes en su Parque Nacional de Kampinos, "aunque su símbolo es el alce". Tras ver la luz este post, Agata me añadió que en los tejados de algunos edificios altos varsovianos hay colmenas "y la miel de allí está muy rica". Un colofón dulce.

  Qué decir tiene que el verdor y las flores pueblan también en toda Francia y en Londres, donde los paseos placenteros por Hyde Park o cualquiera de sus otros espacios verdes permitirán ratos muy agradables. Bajo nuestros pies leeremos mensajes de recuerdo a Lady Di y habrá asientos para leer tranquilamente un libro. En todo el Reino Unido el color verde impera, muy especialmente en Irlanda, si bien Princes Gardens es un buen ejemplo del verdor escocés. En Dublín, aparte de su Ruta Literaria, sus pubs y Saint Patrick's Day, la naturaleza es también exuberante, y las flores nos asaltarán por doquier. Lo mismo ocurre en Malahide.




Flores a tutiplén en Malahide, Irlanda. Es una localidad a la que se puede acceder comodamente en tren desde Dublín.



  Stefano Boeri es diseñador de múltiples "Bosques verticales" por todo el mundo, edificios con plantas en sus fachadas. Idea que también cultiva Diana Balmori. Boeri es profesor de una de las mejores escuelas de arquitectura europeas, el Politécnico de Milán. Es habitual ver a los habitantes de Shanghai con mascarillas desde hace muchos años. La polución es tan alta en las metrópolis chinas que parece mentira que puedan recuperarse a corto plazo. El urbanista Stefano Boeri, especializado en “arquitectura verde”, viene desarrollando unplan de “bosques verticales” o “ciudades-bosque”, que aprovecha los rascacielos para cubrirlos de plantas, con el fin de contrarrestar el aire sucio que respiran en China. Boeri causó sensación con el edificio de Milán 'Bosco Verticale', 20.000 m2 de superficie cubierta de plantas que crean un microclima, y ahora pretende que oficinas, viviendas, un hotel de lujo, un museo y una escuela sostenible se vistan de verde para llenar de oxígeno las ciudades chinas.

  Empezó en 2018 por Nanjing, con más de 1.100 árboles y 2.500 plantas en cascada. Los edificios producirán 60 kilos de oxígeno al día, absorbiendo 25 toneladas de CO2 por año. Entre él y Balmori, es posible que Shanghai y Nueva York levanten cabeza... París, Londres, Hong Kong, Oslo y Singapur son algunas de la veintena de urbes que están siguiendo estos pasos. Así, los 'City trees' son una pared de musgo capacitada para absorber 240 toneladas métricas de CO2 al año. No precisan ser regados porque acumulan y reutilizan el agua de lluvia. Además, cuentan con paneles solares que proporcionan energía, con la que se monitorea su funcionamiento.

  La ecología alcanza a la construcción, empleando materiales que no eran deseables en el cuento de los tres cerditos, pero que respetan el Medio Ambiente. En este reportaje de la revista ON analizaron esta tendencia de futuro (páginas 30-31). Casas ecológicas, hogares saludables.




Rascacielos verdes ideados por Stefano Boeri. Son las ciudades del futuro, ya instaladas en nuestros lares.



  Por su parte, Paisaje Transversal se ha especializado en proyectos de regeneración urbana. Su trabajo recuerda en buena medida a la reconversión de los edificios abandonados en Berlín, aquellas fábricas, oficinas de correos, etc. que hoy son estudios de artistas o restaurantes. Aunque tienen su sede en Madrid, trabajan en diferentes
destinos, y uno de sus promotores, donostiarra, viene moviendo planes muy interesantes en territorio vasco. Entre sus proyectos de “ciudades naturalizadas” se cuentan el Parque JH enTorrelodones, el de Sigüenza y Cazorla, Harinera y Espalet. Suelen participar en cursos y sesiones de paisajismo, ecología y sostenibilidad en las ciudadesSu labor de regeneración de edificios y espacios desde el punto de vista ecológico y de participación ciudadana les valió el Premio Arquia Innova 2016.

  La naturalización urbana y las soluciones basadas en la Naturaleza (NBS o Nature Based Solutions) como vector de regeneración ocupan un eje prioritario en el trabajo de estos urbanistas, "tal y como explicamos en la propuesta Barrios Vivos, desarrollada junto a nuestras compañeras biólogas-ecólogas de Creando Redes. En este caso, GrowGreen nos permite dar un paso hacia adelante en este conocimiento a través del desarrollo y medición de los impactos de diversas experiencias prácticas en planificación, diseño y ejecución de soluciones para la naturalización urbana", explican.

  Eloi Juvillà Ballester, de la Diputación de Barcelona, ha publicado un libro, 'Renaturalización de la ciudad', en el que aborda cómo "las infraestructuras verdes ecosistémicas, y en general el verde urbano, son una oportunidad, una herramienta estructural, para mejorar la habilitación de la ciudad y las conurbaciones urbanas, así como reducir su huella ambiental". Porque "nuestros entornos urbanos no están ofreciendo la calidad de vida que la ciudadanía reclama. Por un lado, los cambios en la morfología urbana, derivados en gran parte de una planificación de la movilidad centrada en el vehículo privado y en un concepto de zonificación de la ciudad, y por otro lado los cambios climáticos a nivel global y local, han reducido la capacidad de los núcleos urbanos, su resiliencia, para poder garantizar unas buenas condiciones de vida y salud a sus habitantes y contribuir así a la mejora ambiental del planeta".




Proyecto de Growgreen, de Barrio Verde, de Paisaje Transversal.



  Con el covid-19 se ha puesto en evidencia, apuntan, las deficiencias de nuestras ciudades, junto con las sociales, económicas, etc. "Si la ciudad 'normal', desigual e insostenible, no funcionaba, aprovechemos este punto de inflexión para transformarla", pregonan. ·"Entendamos que el escenario pos-covid-19 puede suponer una gran oportunidad para reconstruir ciudades y territorios más resilientes, responsables y equilibrados, No estamos inventando nada nuevo, los debates en torno a la sostenibilidad de las ciudades llevan muchos años proponiendo alternativas, pero desde ahora, desde este estado excepcional que transitan nuestras ciudades, parece que un nuevo modelo urbano puede hacerse realidad. La pandemia ha traído un aumento de la conciencia social y política para el cambio y ha puesto el foco en la proximidad, la adaptabilidad y la flexibilidad de unas ciudades en las que las personas -y su salud- sí puedan estar en el centro de su diseño".

  Uno de los aspectos que abordan desde Paisaje Transversal es "la calidad del espacio público, que va a ser más importante que nunca: la amplitud de las aceras, la superficie del espacio público por habitante, el nivel de verde urbano, el paisaje, el acceso a parques y zonas verdes (para cuando sea posible pasearlos) son indicadores urbanos que varían enormemente entre unos barrios y otros, sobre todo en las grandes ciudades, y que van a afectar la desescalada". Para estos urbanistas, "es interesante reformular también la función de los espacios comunes, como las azoteas y, por qué no, la obligatoriedad de balcones". En cuanto a la movilidad, "sería interesante preparar los servicios públicos para que sean más flexibles, con espacios multifuncionales adaptables a las circunstancias y necesidades cambiantes".

  Paisaje Transversal incide, también, en cómo "la planificación urbana y los modelos de movilidad influyen en la salud de la población: contaminación atmosférica, niveles de ruido, actividad física fruto de la movilidad activa en espacios con calidad ambiental, etc. Será imprescindible evitar la necesidad de grandes desplazamientos, facilitada por el teletrabajo y la flexibilización de horarios. Tal vez estamos más cerca que nunca de la utopía de la slow city y de una reestructuración de las horas destinadas al trabajo", subrayan. Estas realidades se plasman en su reciente libro Planificación urbana integral. Aprendiendo de Europa.



Este jardín vertical forma parte del proyecto Growgreen de Paisaje Transversal, en Valencia. Naturaleza urbana.




  Desde sindicatos agrarios, pasando por baserritarras o ganaderos, hasta personas como usted o como yo se están moviendo, cada día en mayor número, para potenciar formas de consumo alimentario alternativas, de la mano de hábitos vitales más sostenibles. En 1996, y con ocasión de la Cumbre Mundial de la Alimentación de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), entra en circulación el concepto Soberanía Alimentaria. Este término, que da nombre a una revista dirigida por el también decrecentista Gustavo Duch, viene a definir la facultad de cada pueblo, comunidad y Estado para dibujar sus propias políticas agrarias y alimentarias, orientadas al desarrollo sostenible y la seguridad alimentaria. Esta teoría se abraza con la permacultura, o diseño de hábitats humanos sostenibles y sistemas agroculturales que imitan las relaciones encontradas en los patrones de la naturaleza. Sería una contracción de agricultura y cultura permanentes. Ahora están creando una finca demostratica de Permacultura en un pueblo al lado de Vitoria-Gasteiz.

  Un bosque comestible es un sistema agroforestal que imita a los ecosistemas forestales naturales, en el que es posible cultivar frutas, frutos secos, bayas, hortalizas, hongos y otras plantas útiles, creando un lugar hermoso, biodiverso y de alto rendimiento que prácticamente se automantiene.

  En Euskadi asistimos a una auténtica eclosión de grupos de consumo con diferentes particularidades, y personas individuales, que están funcionando, al alza, en este sentido. Cada uno con sus características, que varían también en función de las zonas o territorios históricos, pero… todos los caminos llevan a la misma Roma. Por ejemplo, en Pamplona (Iruña) cada vez hay más grupos de consumo que van organizándose; cada día hay más interés por el consumo responsable”, explica Rebeca Germán, de Ehne Nafarroa. “Existe una reivindicación creciente de que queremos alimentarnos con nuestros propios productos, recuperar lo auténtico y la cercanía, pues se han perdido los ciclos de la naturaleza, de la vida”, expone Pedro Alberdi, de Ehne Gipuzkoa.




Algunos patios en las viviendas berlinesas son auténticos vergeles, con plantas, árboles, flores...



  Entre sus premisas se persigue la eliminación de intermediarios, que encarecen el precio final de un producto, y el dumping o venta por debajo de los costos de producción, que debilita la producción local y agraria. También incide en la importancia del modo de producción de los alimentos y su origen. Duch viene reivindicando en sus libros y artículos de prensa la agroecología, un modelo sostenible, alternativo al modelo actual de agroindustria, y “capaz de alimentarnos a todas y a todos, capaz de generar trabajo para muchas personas y bien remunerado, y claro conservador de los recursos disponibles para muchas generaciones posteriores”.

  Según la ONU, la única forma de paliar el hambre en las zonas más empobrecidas es a través de la agricultura ecológica a pequeña escala. "Los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo necesitan un giro en el paradigma de la revolución verde a una auténtica intensificación de la agricultura ecológica", aseguró en la Conferencia sobre Comercio y Desarrollo. Una vía en la que se dé "prioridad a los pequeños agricultores y se refuerce la recuperación de métodos de cultivo tradicionales".

  Las ecotiendas y mercados surgen como escaparates de esta nueva filosofía de producción y de venta directa. Hay ecotiendas de diferentes tipos. Así, por ejemplo, en la calle Elcano de Bilbao se halla una que presenta fruta “que llega de Navarra cada tres días”, pan del día, yogures, detergente, alimentos para niños… “realizados sin pesticidas, sin productos fitosanitarios, y cuya elaboración está siempre orientada a mantener el equilibrio de la tierra”. Los mercados de fin de semana en diversas localidades serían "una opción en auge también", relata Pedro Alberdi. Sin descuidar las ventas online, también aliadas de sus propósitos. Debalde es un tipo de tienda, promovida por Desazkundea, que pretende demostrar que se puede vivir sin agotar recursos ni expoliar la Naturaleza. Se basa en el intercambio sin usar dinero. Por otra parte, cada vez que hay crisis la fórmula del trueque se prodiga. Diferentes profesionales se intercambian servicios, de modo que un pintor puede entregar una obra a un redactor que le ha escrito un catálogo. Por ejemplo. Como en tiempos antiguos.

  En este contexto, la autoproducción va en aumento. Hay una serie de restaurantes, por ejemplo, en los que podemos paladear alimentos de su huerta o procedentes de sus animales. Tal es el caso del bicentenario Mesón Erausquyn, enAlegría-Dulantzi, cuyo cocinero slow, Juan Gil Ruiz, es también un pequeño productor local y ecológico. Algo parecido ocurre con Olatxu Taberna, en Zeberio, donde podemos degustar una alubiada como Dios manda, unas patas en salsa o unos pimientitos de primera, todo ello extraído de su propia producción y bien conocido por el boca-oído.




En Barcelona el verdor y el uso de bicis destacan respecto de Madrid, por ejemplo.



  Una buena noticia que se está produciendo a raíz de la pandemia del coronavirus es que los aires están más limpios y, por ejemplo, en Madrid pueden contemplar la Sierra desde las ventanas, antes invisible bajo una capa de polución. El dióxido de nitrógeno, el gas contaminante que se origina del tráfico rodado, se ha reducido a más de la mitad, para alegría de Ecologistas en Acción. Según Muy, el agujero de la capa de ozono se habría cerrado en el Ártico.

  La introducción y desarrollo de huertos urbanos en las capitales vascas va in crescendo, así como las ciudades 'slow', como Mungia. Vitoria-Gasteiz destaca como Green City, calificativo que ostentó sin sonrojarse en 2012, ya que se distingue por sus largos paseos, carriles bici, parques, espacios verdes... Y ahí es donde se viene desarrollando un llamativo fenómeno de autoabastecimiento agrícola inspirado en “Cuba, que nos lleva 50 años de adelanto en autoproducción y agricultura urbana”, cuenta el experto en huertos urbanos gasteiztarra Pedro Ferrero. Y ahora Gasteiz está abordando los “bosques comestibles”, fenómeno novedoso. Desde Kiribilore Permakultura están fomentando los huertos urbanos, bosques comestibles y huertos frutales entre los diversos colectivos de la ciudad vasca.

  Si alguien está pensando en montar un huerto urbano ecológico, Kiribilore Permakultura se ofrece a ayudarle a ponerlo en marcha. "Ponte en contacto con nosotros y cuéntanos tu proyecto, realizaremos una visita al lugar sin compromiso y te daremos los primeros consejos", animan desde su web. Kiribilore promueve el diseño, la formación y los huertos en centros cívicos urbanos, entre otras cosas. De todas formas, más allá de los huertos y en la línea de alemanes y holandeses, numerosos ciudadanos están llevando sus pequeñas plantaciones al balcón o terraza de sus pisos urbanos. En ellos, plantan tomates, pimientos o flores, y así recrean un pequeño huerto "que me monto en mi piso", que diría Mecano.



El agro croata tiene una exuberante representación en el Mercado de Dolac, en Zagreb. En toda la ciudad hay puestos de fruta.


  Los huertos ciudadanos dotarían de autonomía a cada familia o individuo a la hora de alimentarse -como hacían nuestros ancestros-, mientras las hostiles ciudades se oxigenarían. Además, el trabajo en el huerto es "terapéutico" y "adictivo", de modo que una de las labores de Ferrero es impartir talleres de huertos urbanos a chavales con autismo. En una especie de terapia ocupacional. Y, en ciudades como Bilbao, a falta de baserris buenos son unos metritos cuadrados de huerta, sorteando el desnivel, como ocurre con las terrazas agrícolas de las islas canarias. Una simple maceta puede contener toda una fructífera tomatera. Perejil, tomates, pimientos y pepinos pueden nacer y desarrollarse en nuestros balcones y terrazas, tal y como mimamos a nuestros geranios o incluso rosas. En Bilbao, que ha visto descender sus niveles de contaminación industrial y cuya peatonalización es creciente, plantar en casa nos acerca más a la Naturaleza. Dados los precios de los caseríos, apunta Pedro Ferrero, cada vez se ven más girasoles y tomates en los balcones gasteiztarras.

  Gustavo Duch estima que "tenemos que pacificar la agricultura". "Tenemos que detener la guerra que la agricultura internacional tiene establecida con la Naturaleza. 'En las guerras no gana nadie, todos pierden', decía Miguel Delibes, como estamos viviendo dada la relación entre la pandemia y los monocultivos.Una bandera blanca y un nuevo diccionario agrícola es necesario para dejar paso 'a una agricultura basada en la diversidad y la descentralización' que, como explica Vandana Shiva, 'es una agricultura favorable a la naturaleza. Los monocultivos y los monopolios simbolizan una masculinización de la agricultura'". El huerto le habría enseñado "humildad. Viene de humus, raíz de humano. Somos de la tierra. Echa una semillita. Cúbrela de tierra. Ya no la ves. Y... ¡aparece una planta! ¿Cómo no creer en la tierra? La tierra, con minúscula", declaraba recientemente en una entrevista.

  El movimiento slow alcanza a las ciudades, si bien tiene una importante representación en la gastronomía. La localidad vizcaína de Mungia está catalogada como "slow city". El gusto de vivir sin prisas, reza la web de su Ayuntamiento. En el caso de Vitoria-Gasteiz, fue nominada Capital Verde Europea en 2012. En la capital alavesa, además, están realizando un “mapeo” de árbolesfrutales, para una mejor localización y control de nogales, moreras, manzanos, avellanos, perales, etc. en la ciudad. Por su parte, Pamplona (Iruña) ya aborda proyectos verdes en Auzolan, de creación de jardines. Se trata de una forma de hacer floricultura en la que los propios participantes deciden el diseño del jardín y en la que se va a utilizar gran variedad de plantas.




Las flores son abundantes y muy baratas en Berlín. Las encuentras en puestos de lo más variopintos.


  En estas semanas, en que el debate abierto es si aprenderemos la lección de que hay que tratar bien al planeta, porque si no se resiente y, por ejemplo, facilita la expansión de virus pandémicos, las teorías decrecentistas han vuelto a saltar a la palestra. Producimos más que lo que consumimos, y nuestros niveles de polución son inadmisibles. Especialmente en el caso de Estados Unidos y China, que incumplen sistemáticamente los acuerdos en materia medioambiental. En realidad, personajes como el ex presidente José Mújica vienen popularizando el pensamiento de que hay que vivir con lo esencial y en comunión con el entorno natural. Tanto José Saramago como Eduardo Galeano o José Sampedro han enumerado en numerosas ocasiones las consecuencias nefastas de las políticas neoliberales más depredadoras. Hace unos años tuve ocasión de charlar con Carlos Taibo, profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid, y él me aclaraba cómo el decrecentismo habla de un planteamiento global, en el que somos aliados de la Naturaleza y hombres y mujeres viven en igualdad de oportunidades. La economía de autoabastecimiento vuelve a aparecer en este ideario.




Fachada otoñal en un edificio de Mitte (Berlín). Las hojas secas alemanas son un poema.



  "En realidad, lo que llamamos decrecimiento no es una cosa nueva. Es el producto de un amasijo de movimientos e iniciativas que tienen ya un lapsus temporal bastante prolongado. Lo que sí es nuevo es el designio legítimo de envolver todo eso con una fórmula que resulta sorprendentemente atractiva para mucha gente", explicaba Taibo cuando le entrevisté para la revista Euskal Herria y para Deia. Bebería "de la idea de que cada vez es más urgente generar espacios autónomos en los cuales no dominen las reglas de los sistemas que padecemos, sino que empiecen a aplicarse aquellas reglas que estamos reivindicando. Creo que es una vieja idea de cariz libertario, anarquizante, que guarda mucha relación con la filosofía práctica, de fondo, del decrecimiento".

  En la anterior crisis económica, Taibo estimaba que "hoy estamos en una etapa de recesión pero antes o después llegará otra de bonanza, y luego, más adelante tal vez otra de recesión… Tal vez estemos obligados a pensar seriamente si este esquema cíclico está empezando a fallar. Por decirlo de otra manera, el capitalismo es un sistema que históricamente ha tenido una formidable capacidad de adaptación a los retos más dispares. La gran discusión hoy es si no ha perdido dramáticamente los mecanismos de freno que le salvaron la cara en el pasado, de tal manera que nos podemos adentrar en un escenario de crisis prolongadísima que nos obligue a modificar muchas de nuestras claves mentales". En ese sentido, "hay problemas, pero resulta que para resolverlos se aplica las mismas terapias que nos condujeron a ellos, con un escenario en términos ético-morales indefendible. Alguien podría decir, bueno, es que hayque reducir el gasto público en sanidad y en educación porque es muy alto. No, no es muy alto, la mayoría pensamos que es muy bajo, lo que ocurre es que hay que tapar los agujeros que han dejado las operaciones de especulación financiera, bursátil, inmobiliaria registradas en los últimos diez años. Nos encontramos ante lo de siempre: cuando hay beneficios, se privatizan; cuando llegan las pérdidas, en cambio, las pérdidas se socializan".



"Cuando hay beneficios, se privatizan; cuando llegan las pérdidas, en cambio, las pérdidas se socializan" - Carlos Taibo, profesor de Ciencias Políticas y decrecentista


  Dentro de la mentalidad de autoabastecimiento austero, Taibo recuerda que Sócrates decía que "le gustaba mucho visitar el mercado para comprobar de cuántas cosas no precisaba". Y recuerda que es más feliz el que menos necesita.  Por su parte, Gustavo Duch, de Soberanía Alimentaria, señala que en esta recesión se necesita humanizar la producción. Los decrecentistas se basan en la premisa de "menos es más", y a partir de ella construyen una realidad paralela. La obsolescencia programada sería uno de los trucos del capitalismo para perpetuarse, de tal forma que "cuando a los dos años tienes que tirar el ordenador, obligado a comprar otro, eso implica un castigo adicional contra el medio natural"..En la actual situación de pandemia, Taibo habla de situarnos al borde del colapso. Se refiere a las consecuencias "letales" del cambio climático y del agotamiento de las materias primas energéticas, así como factores "aparentemente secundarios, como epidemias y pandemias". Un estudio sobre biodiversidad reciente establece que es preciso el decrecentismo económico para la preservación de los ecosistemas, según ha publicado El País. En Público hablan del decrecentismo como potencial movimiento de masas.





Casas con hierba en el tejado en la región de Fiordos. Herencia del sistema vikingo de calefacción.



  Quizás la expresión máxima de insumisión ante el sistema capitalista sería la convivencia en ecoaldeas, como la de Lakabe en Navarra. Tuve la oportunidad de pasar un día con sus habitantes, que habían preparado unas lentejas vegetarianas muy ricas, y la forma en que se autoabastecían con sus huertos, sus gallinas, sus cocinas de leña, etc. eran ancestrales pero aseguraban que efectivas. Bajo el lema "Más pan y menos leches", escrito en una pizarra, y huyendo de la propiedad privada, los ecoaldeanos producen su propio pan, tienen autonomía energética y son consecuentes con su ecologismo. Desde la convicción de que "otro mundo es posible", rehabilitaron el pueblo abandonado en el Irati, y allí experimentan "con una nueva cultura, con una dimensión económica, social y ecológica en equilibrio con la Naturaleza, con el planeta". El pensamiento ecologista y de izquierdas impera en esta población, y coordina sus designios. Participando en movimientos sociales "en busca de justicia, dignidad y respeto, en armonía con el planeta", describen. Pocos lujos había en sus casas, si bien decían que no les faltaba de nada. Algunos han engrosado Arterra Bizimodu. Por su parte, los movimientos veganos son irreductibles defensores de los derechos de los animales y comen, por ejemplo, hamburguesas veganas, sin carne, que ya están en muchos menús escolares. Y emplean mucha imaginación. Y tiempo en la cocina para elaborar este tipo de platos. Tendencia absolutamente contraria al fast food, claro.

  El ideario feminista suele englobar cambios integrales en el modelo de sociedad: menos patriarcal, menos consumista, más igualitaria y más respetuosa con el entorno. A menudo van asociados feminismo y ecologismo. De hecho, los decrecentistas parten de una base feminista en sus principios. Los objetivos de la ONU parecen más cercanos desde que comenzó esta pandemia. "Agri es tierra, cultura significa cultivar y cultivar deriva de la palabra cuidar: volvamos a cuidar la tierra. Así de sencillo", sentencia Gustavo Duch.




La utopía existe: el campo se abre paso en la gran ciudad. Foto: Marisantos Gainza



  "Aun siendo consciente de que tiene mucho de dramático, me parece que tiene un punto poético que un diminuto coronavirus haya acorralado al capitalismo globalizado", dijo Duch al principio de la pandemia. "Me pregunto, ¿nos daremos cuenta algún día de la fragilidad de este modelo de economía globalizada?". Y añadía: "Crecer en un mundo finito ya sabemos que es imposible. Una primera manera de frenar el camino al precipicio pasa claramente por la relocalización de las economías. En agricultura, se trata de apostar por modelos agroecológicos a pequeña escala, orientados a la alimentación de la población local generando un trabajo digno. ¿Cuándo nos infectará el virus de la relocalización?". 

  Y es que está demostrado que el factor tiempo es decisivo para ese mundo que sueñan quienes quieren que el capitalismo llegue a su fin, dando paso a modelos más humanizantes de convivencia en la Tierra. Como analizó recientemente Dani Rovira en uno de sus monólogos, en función del tiempo acometemos más o menos proyectos en la vida. En el confinamiento hemos aprendido a valorarlo, así como a darnos cuenta de que los abrazos, los paseos por el parque, un café en buena compañía, la lectura y la música... son las cosas realmente importantes de la vida. Las demás son eso, solo cosas.




Flores en un parque de Leipzig. Las ciudades centroeuropeas cuidan mucho sus flores en lugares públicos, como Francia y Alemania.




Para más información: Reportaje sobre Ciudades Verdes en la revista ON (págs. 28-31)
Entrevistas a Diana Balmori: "La Naturaleza tiene que integrarse en la ciudad" (Deia) y entrevista en Manhattan en 2011 (Periódico Bilbao). Web Balmori Associates. Web Stefano Boeri. Sobre bosques comestibles. Noticias 'verdes' de Permakultura
Los planes de Boeri para una China más verde (The Guardian)
Revista Soberanía Alimentaria. Blog de Gustavo Duch. "Pacifiquemos la alimentación"
Entrevista a Carlos Taibo (Deia) y dossier sobre nuevas formas de consumo para la revista Euskal Herria (2011). Web Carlos Taibo. Entrevista durante la pandemia en La Haine
Reportaje sobre Debalde, o el intercambio solidario (Deia). En la ecoaldea de Lakabe
Mi reportaje sobre parques y lagos de Berlín y Potsdam, en la revista ON (págs. 28-33)
Bicis y creatividad por doquier, señas de identidad de la dinámica Berlín. Rutas ciclistas por Europa. Los animales no tienen miedo aquí
Bicis creadas a partir de bambú, una alternativa muy ecológica. Las bicis, según Greenpeace
Detroit renace gracias a la agricultura urbana
Oportunidad de replantearse el neoliberalismo, por Jesús González Pazos (Mugarik Gabe)
Asocian la alta contaminación con el coronavirus. La pérdida de Naturaleza, motor de las pandemias (El Asombrario, pero diversas fuentes lo afirman)
Ecólogo experto: La solución a las pandemias pasa por un ecosistema sano y no perjudicado (La Vanguardia)
Peter Sloterdijk, filósofo: "Regresar a la frivolidad no va a ser fácil" (El País)
Diversos prismas de esta crisis actual, recogidos en este blog
Mis reportajes y entrevistas sobre reciclaje creativo, compilados aquí
Más cerca del Kilómetro 0 desde que comenzó esta pandemia. Se cierra el agujero de la capa de ozono (Muy). Las ciudades, más limpias de polución debido al confinamiento (España directo, TVE)
Si no detenemos el deterioro de la Naturaleza, sufriremos pandemias cada vez peores (Muy)
Campaña de WWF para frenar la huella ecológica en el planeta
Firme aquí para exigir unas ciudades más equilibradas y sostenibles
Firmas con Greenpeace para proteger los bosques como pasaporte de nuestra salud
Firmas con Greenpeace para proteger nuestros mares de vertidos de plásticos
Firmas para frenar la caza de ballenas en Japón
Firmas de WWF para evitar que atropellen a más linces en las carreteras
El pangolín, el mamífero más traficado del mundo. Firma para evitarlo aquí (WWF)
Vitoria-Gasteiz, Ciudad Verde Europea 2012 (Ecointeligencia)
Récord de plantación de árboles en la India en tiempo récord
Renaturalización de la ciudad, un libro de Juvillà Ballester
Adelaida Sarukhan, inmunóloga: Lo estábamos haciendo mal, vivíamos demasiado aceleradamente (El Salto diario)
Pacifiquemos la agricultura, por Gustavo Duch. "Esta crisis invita a volver al huerto" (La Vanguardia). El libre mercado nunca será confinado (Soberanía Alimentaria)
Los invernaderos del futuro pasan por el autoconsumo (Ecoinventos)
Contaminación acústica por tráfico (Huffington Post)
Las bicis se constituyen como una alternativa a la actual organización (ABC News)
Serán el paisaje post-covid-19, según Muy
Los coches del futuro, ciudades con menos coches (TVE)
Nueva York se prepara para el despertar (tras la pandemia)
Utrecht acogerá el parking de bicis mayor del mundo (revista ON 2016, págs. 30-35)
Materiales naturales, lo último en Bioconstrucción (revista ON, págs. 30-31)
La crisis se basa en no hacer prevalecer lo verdaderamente importante. Eduard Punset
Recorrido por los tesoros de la Llanada alavesa y los de Tierra Estella (Euskal Herria, El Tintero)
Reportaje sobre campos en flor de Santi Yániz (revista ON, págs. 36-41)
Singapur, pionera en arquitectura sostenible (La Razón)
Los beneficios de caminar (El escarabajo verde, Tve)
El canto de los pájaros sustituye el ruido de los motores (Escala Humana, TVE)
Amplio reportaje sobre Salud y Naturaleza, alimentación, tratamientos holísticos, pandemias...
Pepe Mújica: "Si creyera en Dios, diría que esto es una advertencia a los 'sapiens'" (Público)
Entrevista a Patxi Uriz sobre salud y las poblaciones amazónicas, antes de recoger el Goya (Grupo Noticias)
Joanne Goodall: "Si no encontramos otra manera de vivir, nos extinguiremos como especie"
Cómo afecta el cambio climático a Europa (El Mundo). El caso español
Julio Anguita: "Defiendo el decrecimiento" (Decrecimiento.info)
El ideario del 15-M defiende los preceptos de autoabastecimiento y ciudades verdes (mis reportajes y entrevistas en Deia y Gea Photowords)
Los animales están apareciendo en los lugares más insospechados (Aquí la Tierra, TVE)
Las 10 rutas más populares en bici por Alemania
Turku (Finlandia), otro paraíso para ciclistas
Verduras contra las crisis alimentarias (Agroforum). Bancos de tiempo
El ciclo del agua, finito. Con voz de Penélope Cruz
Las crisis del sistema capitalista son cíclicas, como anunció Marx
 Mi reportaje sobre los Optimistas Pragmáticos, con entrevista a Mark Stevenson (revista ON, págs. 22-24)
El coronavirus mató a la oficina tradicional (Arquitasa)
Webs Ehne Euskadi UrbanFarmers. Paisaje Transversal. GrowGreen. Creando Redes. Desazkundea. Arterra bizimodu. Bionekazaritza. Pacma. Arterra Bizimodu. Auzolan. Berlin on Bike