miércoles, 2 de octubre de 2019

POR LOS TESOROS DE LA LLANADA ALAVESA

La Llanada alavesa, además de una gran sensación de energía y de paz, regala tres tesoros incomparables: las iglesias pintadas de Alaitza, Gazeo y Añua. Tras siglos olvidadas bajo retablos, sus paredes recuperadas hablan misteriosamente al visitante de una historia convulsa



Atardecer en la Llanada alavesa. La visión de la Sierra de Entzia es un soplo fresco para el espíritu.





Texto y fotos: Cristina Mtz. Sacristán




EN la Llanada alavesa la sensación siempre es de que ha empezado la primavera, pues la paz y la energía acompañan al visitante al mismo tiempo, con ayuda de esas llanuras verdes y amarillas, con los fardos pictóricamente agrupados, las patatas apiladas junto a los arcenes, esas montañas rosadas al desgajarse el sol al atardecer... La hipnosis es algo inevitable, y sorprende por inesperada.

  Al recorrer la zona en busca de sus tesoros, se diría que algo mágico pintó las iglesias y dibujó sus campos… Hace frío y a veces llueve, pero esto sólo contribuye a incrementar la sensación de misterio que atrajo a Iker Jiménez a Alaitza: tras los cristales del coche, empañados y llenos de gotitas, Nuestra Señora de la Asunción aparece fantasmagórica. Está oscureciendo y un perro rompe el silencio con sus ladridos.

  Conocer las iglesias de Lautada es un estupendo pretexto para cerrar los ojos y dejarnos impregnar por la sensación de tranquilidad de la zona. Y, después, abrirlos, para asombrarnos ante esa imponente Sierra de Entzia, en los atardeceres rosados, o ante la visión que ofrece el descenso del Puerto de Opakua. Un espacio que relaja también de forma especial es el Parque Provincial de Garaio, al que accederemos en dirección a Gasteiz y desviándonos hacia Ozaeta. El embalse de Ullibarri-Ganboa es, además de espacio ideal para el ocio –con zona de baños, pesca y paseos-, un centro magnético para aves de gran belleza, que sobrevuelan nuestras cabezas, libres.




  No muy lejos de Agurain, por Arrizala, encontramos otro núcleo tocado por alguna sorgina, por su belleza y energía. De ahí su nombre, Sorginetxe, dolmen que lleva desde el Neolítico desafiando a la gravedad, a través de seis grandes losas de roca caliza que sostienen la de cubierta, y que, según Barandiaran, las brujas trajeron “en las puntas de sus ruecas durante una noche…”. Un ralentizador silencio es interrumpido por algún graznido.




Descargando patatas en Gazeo. Una operación con auténtica musicalidad.








  Otro capricho es acercarse a la cueva de La Leze, en Ilarduia, en el Parque Natural de Aitzkorri-Aratz. Con fauna y flora de roquedo y forestal, esta zona rocosa acoge a buitres leonados, chovas piquirrojas y cuervos. Y no es difícil verlos. Hay quien aprovecha para conocer su quesería de Idiazabal.





  Una localidad muy gastronómica es Alegría-Dulantzi. Allí el restaurante Km. 0 Erausquin confiere ritmo slow a los cocidos, postres caseros y singulares hamburguesas de potro. La plácida sonrisa de Rosa, su propietaria, es contagiada al comensal, entre históricas fotos en sepia. Cerca podemos acceder al Castro de Henaio, poblado romano escondido bajo matorrales. Al amanecer, el rocío parece “inspirar a los joyeros de Swarovski”, como describe Rosa. Se puede llegar a Alegría siguiendo el Camino de Santiago, donde la paz inunda al viajero, a través de pequeños pueblos, enmarcados en el verdor campestre, como Langarika, Gazeo y Ezkerekotxa. En Langarika es bonita la estampa de la iglesia y su frontón desconchado.





Dolmen de Sorginetxe, desafiando a la gravedad históricamente.







  Arribamos al núcleo de Lautada, Agurain, y sus habitantes caminan tranquilos por las calles. Amurallada del todo en el Medievo, la bastida estaba formada por tres calles y cantones. Hoy, en su calle Mayor encontramos un eje estupendo para conocer el pueblo, aún con reminiscencias de aquellos tiempos y la ayuda de su afanada oficina de Turismo. Esta calle es ideal para hacer paradas técnicas, con el pintxo-pote en buen número de bares, menús diarios estupendos y, entre otras sorpresas, el único sommelier por la American Tea Master, Juanjo Barquilla. Se trata de una vía llena de escudos heráldicos, que desemboca en la Plaza de San Juan, famosa por su mercado milenario. Su iglesia homónima, antiguo templo-fortaleza, se sitúa junto a unos soportales, olbeas, en la antigua judería, que nos conducen a palacios del s. XVI al XIX.



  El ayuntamiento tiene como particularidad que alberga, embebida, la ermita protogótica de San Martín. Y por la Kale Nagusi podemos acercarnos a la visión privilegiada de montañas medio nevadas y molinos de viento, desde la Iglesia de Santa María (s. XV). En ella algunos pájaros han anidado en sus oquedades.




  Si el caminante necesita un descanso, qué mejor que bajar a Zadorra Etxea, un agroturismo familiar en el que será difícil despegarse de las sábanas por la mañana, entre un silencio envolvente, sólo roto por el canto de los pájaros…





Plaza e iglesia de San Juan, en el corazón de Agurain.








Sensaciones de misterio en Alaitza
De las tres iglesias pintadas de la Llanada, es la de Alaitza la más sorprendente. Una capa de cal había escondido hasta 1982 estas singulares pinturas objeto de controversia. Y es que ¿qué hacen estas figuras bélicas en medio de un lugar sagrado? ¿Y las estampas cotidianas, descarnadas? Un mono se muestra exhibicionista y una mujer da a luz en un escenario violento. Parece que llevan a alguien al cadalso y doblan las campanas… Algunos historiadores entienden que son pinturas del siglo XII, si nos atenemos al tipo de armas plasmado, mientras que la iglesia data del XIII.



  Especialistas en armamento militar, religión y arte “alucinan”, apuntan en la Cuadrilla de Salvatierra. Nos quedamos pensativos, ante esta arcaica composición, y la mirada se posa en el castillo situado en el centro de este ‘libro abierto’ de Historia. Algunos soldados portan ballestas y parece que quieren invadirlo. Los guerreros, abigarradamente ataviados, tienen algo así como cotas de malla. A la derecha, unos peregrinos invitan a cuestionarse si los otros hombres eran templarios. No todos los historiadores lo corroboran, aunque la situación geográfica de la comarca hizo de ella un lugar de paso para muchos europeos que caminaban en pos de la tumba del Apóstol, desde el siglo XIII.


Pinturas color sangre y enigmáticas en el interior de la iglesia de Alaitza.



  Para redondear la confusión, una serie de letras estilizadas, góticas, casi parecen chinas. Varios expertos trabajaron en su interpretación y traducción, laboriosamente. Hace frío en el interior de esta iglesia misteriosa y de pinturas color sangre. Los historiadores llevan 30 años dándole vueltas. La pintura, tan pueril, no es lineal, e incluso se permite algunos chorretones en sus resinas monocromáticas. De ahí que se piense que los autores no eran profesionales. ¿Graffittis de la Edad Media?



  Intrigados, salimos invadidos por la hipnosis de esas imágenes aparentemente simples, pero que parecen mirarnos a los ojos…


La iglesia de Alaitza, bajo la lluvia.











Clase de catequesis en Gazeo

Gazeo, apartado, tranquilo, atesora una iglesia románica del siglo XIII, y pinturas murales del XIV, que nos reciben como un libro ilustrado. A través de una rica narración, que se despliega ante nuestros ojos. Restaurada a partir de 1968 y, en cinco fases, hasta 1985, esta iglesia sí indica al fiel cómo ha de ser cristiano. Los mensajes, aquí, no son cotidianos y mucho menos bélicos, y se desarrollan con el fin de dotar de significado al sacramento.

  Aunque su autor o autores también son un enigma. Su programa pictórico encajaría en un estilo franco-gótico lineal, como otros templos de Francia o Inglaterra, pero con reminiscencias románicas. La iglesia se encuentra bajo el patronato de San Martín, una de las más antiguas advocaciones de la Península. Su traza es modesta, con planta rectangular y ábside semicircular cerrado por bóveda de horno, con canales lisos al exterior y decorado con estas pinturas medievales, consideradas de las más interesantes de todo el Norte. Carece de campanario y tuvo cuatro retablos, siendo el mayor de estilo barroco. Al retirarlos en 1967 se descubrieron los murales que dormitaban detrás…

  En todo el conjunto observamos pálidos tonos verdes y granates, pero la definición es mayor que en Santa María de la Asunción. De hecho, aquí contamos con unas imágenes complejas, con un suave horror vacui que deja poco espacio a la imaginación. Imágenes planas y gráficas, para que quedara claro el mensaje: mejor no rechistar para no arder en el infierno.


Dani Acevedo fotografía el interior de San Martín de Tours en Gazeo.


  En la bóveda y los muros del presbiterio están dispuestos los principales episodios de la vida de Jesús. Estas pinturas no fueron fáciles de realizar, y el ábside está casi completamente pintado. Cuentan con una técnica mixta, al fresco, para las líneas negras y rojas, y al temple, para rellenar de color.

  Y los retablos dieron paso a esta joya pictórica, a conservar…


Joya del nuevo gótico en Añua
Un puentecito de cuento, cubierto por una auténtica alfombra verde, mullida bajo los pies, nos transporta hasta la elegante iglesia de la Natividad de Nuestra Señora, en Añua. Nos hallamos en el municipio de Elburgo, a 14 kilómetros de Gasteiz.

  No imponen tanto las pinturas como en las otras dos iglesias, si bien merece la pena descubrir el magnífico ábside de La Natividad y su hermosa arquitectura. En estos muros del siglo XIII, tradición y nuevos planteamientos constructivos se reconcilian, dando origen a un espacio interior puro, esbelto y proporcionado. Y, en su ábside, la iglesia atesoró unas pinturas rojizas –como en Alaitza-, de gran valor estético.

  Es mejor no esperar al atardecer para visitar esta joyita, pues su exterior es muy rico. Nuestra mirada se posará en un innovador módulo de un doble arco apuntado sobre estilizadas columnillas. Esta particular forma de decorar el paramento del ábside es única en el patrimonio medieval alavés

  La arquería ciega resulta muy rara en un pueblecito tan perdido. Y esa cabecera de cubierta armónica, con nervaduras que se cruzan al ritmo del nuevo gótico. Las figuritas en tonos ocres extraños le confieren personalidad propia. Un castillo es defendido por soldados, en esas anómalas referencias bélicas. Podría tratarse de otra escena del ataque a Jerusalén. Aquí también las pinturas fueron ocultadas por retablos del siglo XVI hasta el XVIII. Una vez en restauración, ya desaparecieron y fueron reivindicadas las pinturas.

  Fuera, sopla el solano. Pero ha merecido el frío la visita…



En San Martín de Tours de Arbulo la tortícolis es feliz ante tanta belleza.



Regalos del Renacimiento en Arbulo
Y, si en la Llanada Alavesa las iglesias pintadas están consideradas tesoros, el Renacimiento y otras épocas dieron a luz maravillosas iglesias pinceladas que bien merecen otro capítulo.

  Era propio del siglo XVI que un maestro dirigiera un taller centrado en pinturas murales para templos, como Diego de Cegama, y el territorio alavés cuenta con una especial tradición en este campo

  Comprobamos dicha riqueza, algo anterior al Renacimiento, en San Martín de Tours, en Arbulo. En realidad, los expertos inciden en la convivencia de varios periodos dentro de la misma iglesia. Cuenta con claves muy delicadas, con una policromía muy rica y variada, lacas coloreadas y panes de oro. Brocados al fondo de las claves y grecas exquisitas.

  A 600 metros de altura, San Martín de Tours se despeja del estrés en un punto relajante. En el altar, unos animales dibujados también con pinturas rojizas -un pavo real, unas gallinas, un cerdo...-, y algunas incisiones. Una vez más, el retablo que ocultaba las pinturas fue retirado...

  En Zalduendo se halla el único conjunto civil del siglo XVI conocido que ha conservado pinturas murales renacentistas en el País Vasco. Las grisallas probablemente pertenecen al taller de Cegama (las pinturas están en estudio, debido a su mal estado). En el caso de Heredia, la iglesia de San Cristóbal es también de gran belleza, objeto de estudio de los restauradores. Los casetones serían impactantes reclamos en estos templos, al igual que ocurre en Urbina, Ciriano u Ollávarre, entre otros ejemplos.

  Diversos expertos van revisando este periodo tan rico, y que resulta un placer contemplar. En cambio, sigue siendo algo rústico visitar estos auténticos museos, ya que hay que pedir la llave a algún responsable municipal, desde el alcalde hasta el sacristán. Con todo, cogemos feliz tortícolis, abriendo la boca ante tanta belleza...


Descenso por el puerto de Opakua.


  Para más información: reportaje en la revista Aktual (págs. 6-17)

domingo, 8 de julio de 2018

LUTERO, 500 AÑOS DESPUÉS

En 2017, Alemania ha celebrado los 500 años de la Reforma que impulsó Martin Luther. Ya en 2014, varios periodistas de Suiza, Alemania, Hong Kong y España recorrimos algunos destinos Unesco vinculados a Lutero, y el pasado otoño pude vivenciar cómo los cinco siglos de Reforma se traducían en grandes eventos, sobre todo en Weimar y Wittenberg, en la Reformationsfest




Escritorio en el que trabajaba Lutero en el castillo de Wartburg.



Texto y fotos: Cristina Mtz. Sacristán


A través de la ventanilla del tren, el flash-back es ineludible: el paisaje alemán, tan verde y frondoso, árbol a árbol, sólo se ve actualizado por multitud de paneles solares que nos recuerdan que, como en Holanda, estamos en un país con gran conciencia verde. Las hojas amarillean, pero hay auténticas pinturas abstractas fucsias, rojas, ocres. En octubre, por mucho cambio climático, Alemania se viste siempre de colores hermosos, y las hojas secas -Laub- se mecen en el aire como siguiendo los acordes de Liszt.


  Y llueven hojas secas de otoño sobre las calles y parques de Weimar, con la música del Conservatorio de fondo, los perritos disfrutando de sus paseos verdes, las parejas relajadas en el césped... Pues sí, el flash-back histórico es constante siguiendo los pasos de Lutero. Hasta el punto de que habrá veces que sintamos que anda por ahí, que sigue con sus apuntes, pero que se ha movido de la mesa para ir a comer algo. Algo así ocurre en el castillo de Wartburg, que se alza pictóricamente sobre Eisenach, con sus construcciones de piedra y fachadas de maderas cruzadas. Evocaciones del Medievo que, al igual que en la Baja Sajonia, se producen a menudo en Turingia. Más adelante, en Weimar, donde confluyeron las musas de Goethe, Schiller, Bach, Liszt y hasta H. C. Andersen y Pushkin -entre otros autores-, el paseo tiene sabor a clasicismo, a fachadas románticas, a la originalidad que, sin duda, marcó la potente Bauhaus que allí se larvó.



Lutero muestra el Evangelio desde la fachada del Hotel Elephant de Weimar.


  Es como si la vida y obra de Lutero nos llevaran por este recorrido histórico y cultural tan intenso e interesante. Si ya sus propios pasos, su perseverancia y audacia al enfrentarse al sólido papado de Roma, son de por sí un tesoro a conocer, la estela cultural que se fue desarrollando a lo largo de los siglos por las ciudades en que influyó es de una enorme riqueza.



Bajada desde el castillo de Wartburg a Eisenach.


Unesco y división
La línea que dibuja el recorrido de los hitos de Lutero coincide con la de la división del país durante cuatro décadas. Esa es una de las razones por las que, a pie de calle, la gente mayor no suele hablar en inglés. Incluso al llegar a la estación de Weimar -ciudad que acoge nada menos que a dos millones de turistas al año-, una empleada de la Deutsche Bahn agita las manos, nerviosa, al no poder entender el inglés.

  La división de Alemania, tan marcada durante largos años, y el luteranismo y el calvinismo han ido dibujando un carácter austero, de personas que visten sin ostentación, de reciclaje y aprovechamiento de los recursos. Y, además, las ciudades en las que labró su obra Lutero forman parte del Patrimonio de la Humanidad Unesco.
  En cambio, el periodo soviet no dio a conocer la historia de Lutero suficientemente, y la están recuperando en los últimos años. Eso no quita que en 2017 los alemanes festejaran el 31 de octubre, la Reformationsfest. Que en Wittenberg prepararon con todos los honores. Esta localidad de Welterbe es la que más exposiciones y referencias viene desarrollando en tono a la figura de Lutero. No en vano el prolífico reformador terminó sus días entre Wittenberg y Eisleben. 



Alegoría del purgatorio en una exposición sobre Lutero en Eisleben.

..

Brillante y consestatario
En realidad, Martín Lutero nació en Eisleben, pero su trayectoria pasó por diferentes ciudades. Al menos, 23. En Eisenach, donde Bach fue bautizado, Lutero comenzó a estudiar latín, a cantar en el coro St. George... Una localidad que acogería también a Wagner y a Goethe, más adelante.

  De ahi se sube a Wartburg, pero la razón por la que Lutero comenzó a traducir la Biblia al alemán -del latín- en el castillo de cuento fue que ya había comenzado a ser problemático por sus propuestas 'democratizadoras', y lo confinaron en Wartburg durante largos meses, por su seguridad. Incluso cambió de imagen, como los espías, para pasar inadvertido. Con todo, fue un destierro muy fecundo -tradujo el Nuevo Testamento- y el entorno, de una gran belleza. Y en plena Reserva de la Biosfera de Turingia.


  Aunque Lutero nació y fue bautizado en Eisleben, él siempre se refirió a Eisenach como "mi querida ciudad". Pero Eisleben lo tiene en cuenta, en sus templos, en su casa natal, en sus exposiciones. Así, donde falleció el reformista mantienen intacto su escritorio y algunos interesantes objetos personales y cotidianos de su familia. Así como una Biblia de 5,5 kilos, la que él tradujo para que llegara al pueblo.



Espléndida Biblioteca de Anna Amalia, en Weimar.


  Aunque Lutero nació y fue bautizado en Eisleben, él siempre se refirió a Eisenach como “mi querida ciudad”. Pero Eisleben lo tiene en cuenta, en sus templos, en su casa natal, en sus exposiciones. Así, donde falleció el reformista mantienen intacto su escritorio y algunos interesantes objetos personales y cotidianos de su familia. Así como una Biblia de 5,5 kilos, la que él tradujo para que llegara al pueblo.

  Porque Lutero se guió, tenaz e inteligentemente, de un sentido común democratizador, desafiando al tótem católico romano y sus posesiones: ¿Por qué podía comprarse con dinero la salvación del alma? ¿Por qué la palabra del Papa era más importante que la Biblia? Y qué mejor manera de difundir ese mensaje que traduciéndolo del latín, para que cualquier persona pudiera leer la palabra de Dios. Un Dios en el que el teólogo creía, pero como un padre para todos.

  En 1505, Lutero ingresó en el monasterio agustino de Ertfurt, ciudad que hoy tiene una gran proyección por el peso histórico del reformador y su rica oferta universitaria. Capital de Turingia, cuenta con el mayor puente habitado de Europa. Según el propio Lutero, Erfurt se halla en “el mejor lugar para construir una ciudad”. También Goethe, Bach, Humboldt, Schiller... pasaron temporadas en ella. De 1501 a 1505, fue la reserva universitaria de Lutero, para luego convertirse en su reserva espiritual, de 1505 a 1511. Y no es de extrañar que el monje se inspirara en ese monasterio, por su gran belleza. Pero el agudo sacerdote y profesor no hizo sino cuestionarse más aspectos en él. De ahí que en el mítico 31 de octubre de 1517, siendo profesor de Teología, hiciera públicas 95 tesis en las que rebatía la postura de Roma. En realidad, clavarlas en la puerta de la Iglesia del Castillo de Wittenberg no era diferente a emitir hoy un comunicado de prensa o divulgar en las redes sociales una proclama: en el siglo XVI, Lutero se manifestó así.

  Una serie de iglesias mantienen su relación con Lutero hoy en Mansfeld y en Eisleben. En el caso de San Pedro y San Pablo, donde fue bautizado, encontramos hoy una apariencia bien moderna. Que prioriza el agua bautismal, colocando la pila al pie de los feligreses y en el centro de la iglesia. Como centro de la fe cristiana.

Colores de otoño en la Wittenberg reformista.



  Uno de los lugares culturalmente cruciales en los que paraba Lutero era Leipzig. Donde tuvieron su casa Wagner, los Schumann, Bach, Mendelsshon... Se ve que lo suyo eran los ambientes renacentistas.



Universidad de la Bauhaus en Weimar. Puras musas.



Con Cranach en Weimar
Efectivamente, los espacios humanistas le iban bien a Lutero, quien trabó una estrecha amistad con el pintor Lucas Cranach, a raíz de lo que frecuentaba Weimar. Aunque estos años podemos ver pinturas religiosas de Cranach por ejemplo en Eisleben. Y él cuenta con una vivienda en la calle principal de Wittenberg, Collegienstrasse.


  Y, a raíz de esas visitas, Lutero pudo disfrutar de una de las ciudades más inspiradoras del mundo. Hoy en día, luce con sus fachadas esplendorosas, la exquisita Biblioteca de la duquesa Anna Amalia -quien se trajo parte de sus libros e incunables de su natal Wolfenbüttel-, la Academia de Liszt, la preciosa Plaza del Mercado, su extenso e idílico parque Ilm, las casas de Goethe y de Schiller... Las musas flotan en el aire, felices, en Weimar.

  Aunque en Weimar no es donde más marcó su impronta Lutero, es una de las ciudades más ricas de la ruta relacionada con él. Y le hacen su merecido homenaje, por ejemplo evocando su lectura de la Biblia traducida desde un balcón del Hotel Elephant.

  En el Jubileo de la Reforma, Berlín no ha querido estar al margen, exhibiendo una muy interesante muestra en su Museo Histórico de los Alemanes. En The Luther Effect se puede conocer la cara y la cruz de los 500 años del Protestantismo.


  En realidad, hay más referencias en Wittenberg, donde podemos ver arte relativo a la Reforma, un repaso en el Ayuntamiento, situado en la Plaza del Mercado donde también Luther lee en un púlpito; en la exposición de la Lutherhaus de Collegienstrasse, en la exhibición Panorama...

  En Collegienstrasse, la larga arteria principal de Wittenberg, te ofrecen Biblias por la calle. Lutero está en la esquina del escaparate, en la camiseta y en el bolso de la tienda de moda, en los libros y postales, en el hotel homónimo... hasta dentro de las pinturas paisajísticas. Pero, para 'selfie', el que se hizo Lucas Cranach con Luther en la iglesia de San Pedro y San Pablo de Weimar, ante un Cristo crucificado y sangrante. Todo un cameo: para que algunos digan que los alemanes no tienen sentido del humor.

  Katharina von Bora. Históricamente a la sombra de Lutero, Katharina era una mujer fuerte y de armas tomar. Monja católica, se convirtió al protestantismo y se casó con el líder de la nueva iglesia. Él le llamaba cariñosamente Frau Käthe (Señora Caty). Hay que tener en cuenta que ella huyó del convento para reivindicar otra fórmula religiosa, en un momento en que podía ser castigada con la muerte. Es la mujer definitoria de la Reforma.

Lutero tradujo la Biblia para que cualquiera del pueblo llano pudiera leerla.


  Nada de mercadeo. Lutero rechazó la teología sacramental católica, que fomentaba la “venta de indulgencias”. Para Lutero, el Evangelio tenía que ser predicado libremente, no vendido. Aunque creó un cisma dentro de la Iglesia, y los católicos aplicaron la Contrarreforma, el protestantismo ha llegado a contar con 300 millones de seguidores.

  Creatividad sin límites. En este caldo de cultivo humanista, la Bauhaus rompió moldes en Weimar, aunque también en Dessau y Berlín. Si visitan los hitos de Lutero, no dejen de conocer de cerca la interesantísima obra de este movimiento visionario.

Escalinata de la Bauhaus en su Universidad homónima.


Para más información: recorrido por los hitos de Lutero en Alemania (Diari Ara, noviembre 2017)
Los destinos Unesco relacionados con Lutero (revista ON, otoño 2014)
Las ciudades y países con proyectos más verdes (revista ON, otoño 2017. Págs. 28-31)
Reportaje sobre la Latinale en El Asombrario (noviembre 2017)
Exposición sobre la estela de Luther en el Museo histórico de Berlín

Web 500 años de Reforma: www.luther2017.de
Oficina alemana de Turismo: www.germany.travel
Más sobre la cultural Weimar: www.weimar.de, www.weimarhalle.de

Web Wittenberg: www.lutherstadt-wittenberg.de

domingo, 26 de noviembre de 2017

"LA CRISIS SOBRECARGA TANTO A LAS MUJERES SIN RECURSOS QUE LAS TERMINA COLAPSANDO"

Los médicos Juan Gérvas y Mercedes Pérez suelen denunciar la discriminación y maltrato que sufren las mujeres en la atención sanitaria, al menos en la española. Lucía Artazcoz, directora de Salud, ofreció una nutrida charla en primavera en Bilbao, invitada por Emakunde. Aquí está la versión íntegra de mi conversación con ella. Esclarecedora






Texto: Cristina Mtz. Sacristán




  ESTÁ llena de energía y sonríe mucho. Lucía Artazcoz Lazcano (Donostia, 1963) admite que no es el mejor ejemplo de las jornadas laborales moderadas que promueve: especialista en Medicina Preventiva y prevención de Riesgos Laborales, y doctora en Salud Pública, es la directora de la Salud de la Agencia de Salud Pública de Barcelona y profesora asociada de la Universitat Pompeu Fabra y de la Johns Hopkins University; además, esta médico colabora con programas docentes en varias universidades, ha publicado un centenar de artículos en revistas especializadas, otros de divulgación y es autora de libros y capítulos de libros. Su intensa actividad gira en torno a los determinantes y las desigualdades sociales en la salud, con especial atención a las desigualdades de género.

A finales de mayo analizó en Bilbao, invitada por Emakunde, el impacto de la división de género del trabajo en las desigualdades de género en la salud europea. Y es que en los países del Sur de Europa, en los continentales como Francia, Austria o Alemania y, por ejemplo, Reino Unido, los hombres siguen siendo los principales sustentadores económicos del hogar, mientras las mujeres siguen protagonizando las labores domésticas y los cuidados, invisibles, no remunerados. Según datos de la 5ª Encuesta Europa de Condiciones del Trabajo (2010), el 50% de los hombres del Sur de Europa afirma no realizar ninguna labor doméstica. Todo ello multiplica el tiempo de ocupación de la mayoría de las mujeres, con pocos descansos, escasos ingreso y una mala calidad de vida que les lleva a enfermar más a menudo que los hombres. Aunque sean más longevas que ellos.



"El 50% de los hombres del Sur de Europa afirma no realizar ninguna labor doméstica. Todo ello multiplica el tiempo de ocupación de la mayoría de las mujeres, con una mala calidad de vida que les lleva a enfermar más a menudo que ellos"
 


Se crió en el Norte de Navarra pero lleva media vida trabajando en Barcelona. Suena a 'Ocho apellidos catalanes'...

Yo tengo ocho apellidos vascos, ¿eh? (risas). Lo que pasó fue que tras hacer la especialidad ya me quedé en Barcelona, pero suelo venir una vez al mes por aquí.

El español es un país con un retraso notable en material de Igualdad, conciliación, empoderamiento de las mujeres... ¿La crisis económica nos ha hecho retroceder en los logros alcanzados desde la muerte de Franco?

Bueno, la crisis económica ha supuesto un aumento de la precariedad del trabajo en general y la brecha salarial ha aumentado. Las políticas para abordarla se han centrado en los sectores masculinizados, que fueron golpeados por la crisis en primer lugar, y las medidas de austeridad, por el contrario, se han focalizado en sectores feminizados como la administración pública. Los países nórdicos son los que tienen menos desigualdades de género, con un modelo de familia basado en la doble fuente de ingresos, externalización del cuidado y responsabilidad de él y de ella en el trabajo doméstico y de cuidados. En los países post-soviéticos sí se da el doble ingreso -al menos, hasta hace pocos años-, pero los cuidados son extremadamente tradicionales, lo que las sobrecarga a ellas. El modelo anglosajón es de un liberalismo salvaje. Ahí y de forma creciente en España, el empleo para ellas es de peor calidad, mal pagado, lo que las convertirá en jubiladas pobres.

Decía José Luis Sampedro que "el tiempo no es oro: el tiempo es vida". Si hay precariedad, se suele trabajar más horas para paliarlo y hay que atender la casa, de modo que queda poco tiempo para cuidarse, disfrutar, socializar... Y, según vienen analizando, todo ello dispara el estrés y se pierde salud.

La precariedad tiene un impacto negativo sobre la salud de las personas; obviamente sobre la salud mental, pero también sobre otras dimensiones como la salud cardiovascular o la musculoesquelética. El alargamiento forzado de las jornadas de trabajo, bien sea para aumentar los ingresos de una familia con dificultades económicas, o bien impuesto por las empresas en un contexto en que los trabajadores y trabajadoras están en situación de vulnerabilidad económica y con grandes dificultades de empleabilidad, se asocia de manera consistente a malestar psicológico, insatisfacción laboral, hipertensión arterial, tabaquismo, sedentarismo en el tiempo libre y pocas horas de sueño. También las dificultades para compaginar vida laboral y familiar se asocian a problemas de salud similares.

Suecia ha reducido la jornada laboral a seis horas porque así se optimiza el trabajo, y los empleados no se distraen tanto y hay menos bajas porque "tienen más energía y son más felices". ¿Por qué en otros países, por ejemplo los del Sur de Europa, los empresarios optan por lo contrario: exprimir hasta que la gente enferma?

Yo preferiría un modelo más ético, pero ellos consideran que hay una legión de mano de obra barata, joven y sana, que les resulta rentable.

Pero, incluso egoístamente, un trabajador con experiencia, cualificado, les aporta más plusvalía.

En realidad, más que de los empresarios es un modelo de Estado. Las personas se colapsan y son sustituidas. No es ético, pero date cuenta de que pueden contratar a esos jóvenes por sueldos ridículos. Finalmente, las empresas que actúan de esta manera externalizan las pérdidas, esas personas que quedan en paro y eventualmente con problemas de salud.





Imagen reciente de Lucía Artazcoz.




Una de las trampas para l@s trabajadores son los empleos a tiempo parcial. Abrumadores entre las británicas, las holandesas, en Alemania y cada vez más en España. ¿Prisioneros a plena disponibilidad por sueldos míseros?

En la mayor parte de Europa, predomina el modelo de familia tradicional, por lo que las mujeres suelen optar por trabajos a tiempo parcial para poder atender la casa. En Reino Unido, por ejemplo, contratar a alguien que cuide de los niños es carísimo, de modo que la madre suele hacerse cargo, para lo que necesita trabajar menos horas fuera de casa. Los trabajos a tiempo parcial y las largas jornadas son los que generan más problemas de salud.
Con la crisis han aumentado los trabajos parciales involuntarios. Se ajusta la plantilla al máximo y se exigen horas extras. Y, claro, en plena crisis los empleados suelen acceder, por lo que pueden ser reclamados en cualquier momento a cambio de poca remuneración, y de sacrificar su tiempo. Esa mala calidad de trabajo y de vida, la imposibilidad de promoción en la empresa, la menor integración en el grupo laboral, el riesgo psicosocial, etc. van sobrecargando al trabajador. El colmo son los 'contratos de 24 horas' del Reino Unido: estar 24 horas disponible para cuando decidan llamarte.

La crisis está legitimando el maltrato.

Así es.

Normalmente, las mujeres son las más castigadas por las dificultades económicas.

Aparte de la discriminación histórica en el mundo laboral, y esa duplicación cuando no se reparten las tareas domésticas y los cuidados, muchas mujeres, algunas amas de casa, al quedarse ellos en paro han salido a trabajar. En algunos casos, desesperadamente, "en lo que sea". Además, las mujeres de una clase social alta pueden subcontratar el trabajo doméstico holgadamente, pero las de clases desfavorecidas o baja cualificación son las más afectadas por las dificultades económicas y de compaginación de la vida laboral y familiar: tienen peor estado de salud, hacen poca actividad física y duermen poco y mal, cosa esta última que se asocia con sobrepeso y diabetes.
Marta Arcas observó que en España los hombres trabajadores manuales también han ido presentando, desde la caída del empleo en 2008, malestar psicológico, pocas horas de sueño, poca actividad física en el tiempo libre, etc., porque había que sacar adelante la hipoteca, lo que, dado su papel tradicional como sustentador económico del hogar, los presiona y se ven obligados a aumentar las horas de trabajo para incrementar los ingresos.

La salud mental se resiente tanto o más que la física, ¿no?

Se da un aumento de la ansiedad y la depresión, que en España son afecciones comunes entre las mujeres, principalmente debido a factores sociales como su menor poder, sus peores condiciones de empleo o la responsabilidad del trabajo doméstico y familiar, los cuales configuran una situación desfavorecida respecto de los hombres. Con la crisis, la pobreza, el estrés, el entorno familiar... se acentúa el malestar. Un ama de casa a tiempo completo, por ejemplo, tendrá peor salud mental, peor salud general y consumirá más psicofámacos. Lamentablemente, tanto en España como en el resto de Europa la asistencia a la salud mental en la sanidad pública tiene serias limitaciones.


"Las mujeres de clases desfavorecidas tienen peor estado de salud, hacen poca actividad física y duermen poco y mal, lo que se asocia con sobrepeso y diabetes. Aumentan la ansiedad y la depresión, pues son las más afectadas por las dificultades económicas y de conciliación" 



Mientras en el Norte de Europa los permisos maternales (y paternales) pueden durar un año y todo son facilidades para la maternidad, aquí hay multitud de mujeres que pierden el puesto de trabajo porque se han quedado embarazadas; incluso algunas lo ocultan. Va a llegar un momento en que sólo se reproducirán los ricos...

La pérdida del empleo como consecuencia de la maternidad se produce en muchos países europeos. España tiene la tasa de fertilidad más baja de Europa y en buena parte se debe a las dificultades de las mujeres para compaginar vida laboral y familiar.

¿Por qué hay un déficit de atención a los riesgos laborales en el caso de las trabajadoras?

Porque aún hoy en día la salud laboral se centra en los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, dejando de lado los factores de riesgo psicosocial que son mucho más frecuentes en las mujeres.

En España, ser autónomo es una carrera de obstáculos. Así que, a veces, van arrastrando la pierna, la hernia o el dolor de cervicales al trabajo.
Efectivamente, este es un problema en nuestro entorno. Pero prácticamente no hay estudios sobre el tema.

Entre los problemas que sufren las mujeres en un país tradicional y en recesión, está que el jefe machista tiene más pista libre para abusar, ¿no? Eso puede interferir en el desarrollo profesional y la salud de la trabajadora. ¿Tienen datos sobre la repercusión del acoso laboral y los mobbings?

Lamentablemente, también hay muy pocos estudios científicos sobre acoso psicológico, en comparación con otros factores de riesgo psicosocial. En general, en la situación actual de crisis, las empresas tienen más pista libre para explotar a los trabajadores y trabajadoras.

Muchas mujeres alcanzan puestos de poder porque actúan como tradicionalmente los hombres. Buenos ejemplos son Margaret Thatcher o Marine Le Pen. ¿Las empleadas se encuentran, en esos casos, con un doble foco de estrés?

Intuyo que sí, pero no lo puedo asegurar con datos.

Esto ocurre en la Sanidad: dejas de ir al ginecólogo y escoges una ginecóloga porque crees que te va a comprender mejor, y a veces son más distantes y más incomprensivas o tanto como algunos de ellos...

Puede ser; las conductas no tienen que ver con el sexo biológico, sino que son producto de la socialización.

Juan Gérvas y Mercedes Pérez vienen denunciando que hay una serie de pruebas y vacunas muy agresivas -y prohibitivas- que sólo deterioran la calidad de vida de las mujeres. Hablan de la salud de las mujeres como "fuente de dinero", tal y como ocurre con los cosméticos o la moda. ¿Todo por las farmacéuticas?
En general hay una medicalización de la vida cotidiana, detrás de la cual está la industria farmacéutica, a lo que se añade la percepción por parte de muchos profesionales sanitarios y de la población general de que hay una pastilla para todo, sin tener en cuenta que toda medicación puede tener efectos adversos.

Esta pareja de médicos subraya la discriminación que sufren en la Sanidad las mujeres mayores, con peores recursos económicos, las que tienen alguna minusvalía... En general, sus análisis confirmarían que el trato discriminatorio a las mujeres en la sociedad se traslada a las consultas médicas en demasiados casos. Algo así como un trato homogéneo a los pacientes, como si todos y todas fueran varones, perjudicándolas a ellas porque tienen sus particularidades.

Hay muchos estudios que evidencian el menor esfuerzo diagnóstico y terapéutico en las mujeres. Ante los mismos síntomas, a ellos se les piden más pruebas complementarias y se les recetan fármacos más caros. Me gustaría saber qué pasa con las listas de espera porque no hay criterios para su gestión. También tengo alguna hipótesis en este sentido...

¿Cuál es?

Que los hombres tienen mayor probabilidad de ser priorizados. Hay estudios que lo documentan.

¿Pueden los políticos legislar de manera que se humanice este panorama tan injusto e insalubre?

Los gobiernos pueden y deben aplicar políticas para revertir esta situación. Por ejemplo, ampliando el permiso de paternidad y haciendo que el padre tome parte del permiso para facilitar que mujeres y hombres combinen por igual el trabajo dentro y fuera de casa; creando más escuelas para la primera infancia y aumentando los recursos públicos para el cuidado de personas mayores para permitir a las mujeres una incorporación total al mercado de trabajo; promoviendo la igualdad de sueldos entre hombres y mujeres con leyes antidiscriminación; asegurando la representación igualitaria en posiciones de toma de decisión; haciendo que los dos miembros de la pareja compartan el derecho a las pensiones de jubilación, para asegurar pensiones más justas para las mujeres que han trabajado más en casa...

Desde los organismos que dirige, ¿qué avances están logrando? ¿Tienen que actuar de 'Pepito Grillo' con las instituciones?

En 2013, 'The Lancet' publicó un artículo, Gender and Global Health: Evidence, Policy and Inconvenient Truths, en el que aseguraba que las políticas sanitarias y de salud pública no tenían en absoluto perspectiva de género. Sigue igual, pero es importante aumentar la investigación sobre las desigualdades de género en la salud para evidenciarlas y, sí, actuar como un 'Pepito Grillo', mostrando una realidad injusta que puede y debe cambiar.


 
"Los gobiernos pueden y deben aplicar políticas para revertir esta situación. Por ejemplo, ampliando el permiso de paternidad, creando más escuelas para la primera infancia y aumentando los recursos públicos para el cuidado de personas mayores, promoviendo leyes antidiscriminación"


Para más información: Entrevista a Lucía Artazcoz en la revista Emakunde (2017)
Los libros del Lince

Lucía Artazcoz, en Twitter: @LuciaArtazcoz

Juan Gérvas, en Twitter: @JuanGrvas 
Reportaje y opiniones expertas sobre por qué han aumentado las agresiones a mujeres y los feminicidios (Grupo Noticias, 2015)
Cosas en torno al 25-N, o por qué la vida sigue igual (compilación en este blog). Un planeta lleno de discriminaciones y de informaciones sesgadas
Europa no valora el trabajo doméstico pero sí aumenta el PIB con la prostitución y el narcotráfico (entrevista a Carmen Castro en Público)

Entrevista a Patxi Uriz, ganador de un Goya por su documental sobre la medicina humana versus la especulación de las farmacéuticas (Grupo Noticias, 2016)