lunes, 19 de mayo de 2014

TOMANDO EL PULSO A LOS MUSEOS

En un fin de semana tan museístico, era un buen momento para testar el feed-back y también para reflexionar si estamos cuidando y promoviendo suficientemente estas exuberantes fuentes de arte y cultura



Texto y fotos: Cristina M. Sacristán



¿Es un fantasma? ¿Está en la selva o Port Aventura? No, es el Guggenheim Bilbao.


  Ayer tuve el placer de pasear entre museos bajo un cielo generosamente azul, casi mediterráneo. Era el Día Internacional de los Museos y se trataba de testar el ambiente que esto generaba. Opiniones de oriundos y foráneos, para el periódico Deia, percepción de los organizadores y alguna otra nota de color. Como era previsible, la afluencia a los museos de Bilbao fue muy numerosa -ya hay un importante flujo de turistas internacionales-, y el hecho de que los visitantes pudieran entrar y salir, aprovechando para dar una vuelta bajo toda esa primavera, fue un aliciente para que el respetable no se marchara a la playa...

  Pero lo más sorprendente fue que, ya que los aficionados y expertos suelen acudir a los museos, las personas consultadas o bien repetían visita ese día, como una devoción religiosa, o bien se asomaban con discreción a estos centros culturales, respetuosamente ante el arte. No es fácil para todo el mundo entender el estilo de Yoko Ono, por ejemplo, pero la actitud era de agradecimiento hacia la oferta de las pinacotecas. De curiosidad e interés.


Los paisajes de hierro de Ignacio Ipiña están en Rialia (Portugalete) y el Museo Marítimo. (Tormenta bajo las cinco grúas)


  Eso me hizo pensar, una vez más, que en el Estado español hay un discurso terriblemente peligroso: ¿la gente sólo quiere fútbol y cotilleos... o sólo le damos fútbol y cotilleos? Ayer lancé por Twitter que el presidente uruguayo José Múgica iba a ser entrevistado en La Sexta por Jordi Évole, y el feed-back fue estratosférico. Hay una "inmensa minoría" que está deseosa de un mundo más culto y equitativo, menos rivalista y más respetuoso. En la línea de esa forma de vivir la Cultura que tienen en los países centroeuropeos y en los nórdicos. Pero, claro, en esta crisis económica se ha reforzado el caldo del cultivo del miedo y del pensamiento único... como en viejos y malos tiempos.

  Con estas convicciones, me encontré con Bittori, una duranguesa (Bizkaia) con formación en Bellas Artes, que se hallaba contemplando unos cuadros "interesantes y atrevidos" de Markus Lüpertz, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Bittori, como tantos otros ciudadanos, cree que el Bellas Artes y otros museos deberían recuperar la fórmula de la gratuidad, de modo que los días de puertas abiertas la gente no "se empache" tratando de asimilar tanta información diversa. Algo así como los museos británicos, o los alemanes, etc.: bonos que sirven para visitar una ciudad y su oferta cultural durante varios días, vales que agrupan varios museos... Yo siempre digo que en Centroeuropa antes se quitan de comer que de cultura... sabedores de que es "otra forma de comer".


Un 'Greco' en la National Gallery de Oslo. No muy lejos está la sala de 'El Grito', de Edvard Munch.


  Este fin de semana las posibilidades de entretenimiento y de acceso a pormenores de la vida y obra de artistas han sido variopintas hasta el extremo. Así, por ejemplo, en el Museo Oteiza, de Altzuza, el sábado y el domingo las puertas estuvieron abiertas a quien quisiera adentrarse por este mágico espacio que tan bien refleja el desbordante talento y prolífica creatividad del escultor y filósofo oriotarra. Precioso continente, ideado con Sáenz de Oiza, y estupenda disposición de parte de la obra del autor vasco, que además fue aderezado con charlas de la conservadora Elena Martín y del director, Gregorio Díaz Ereño. Un concierto de músicos del Conservatorio Superior de Pamplona "funcionó muy bien", relataba ayer Juan Pablo Huércanos, subdirector del Museo. Y el colofón fue la representación realizada por Jon Martínez, de Aldatzen Laguntzen, quien adoptó frases que el creador dijo en entrevistas diversas, y las incluyó en un monólogo creíble y "muy emocionante", vestido con la bufanda roja y con el bastón, al estilo del Oteiza auténtico. Mirando al fresno donde descansa Itziar...

  En el caso del Museo de Arte Contemporáneo Artium, en Vitoria-Gasteiz, el programa de actividades se desarrolló exitosamente bajo la premisa Las colecciones crean conexiones. Por duodécimo año, Artium se ha adherido a la iniciativa del International Council of Museums, y ha invitado al público a acceder con la tarifa Tú decides, de modo que cualquiera podía participar en la oferta de videojuegos, animaciones, visitas guiadas... y un concierto múltiple, 'Relay', que sorprendía en la entrada principal, bajo la fascinante 'lámpara' Un pedazo de cielo cristalizado (Javier Pérez) y otros espacios. La valoración de los organizadores es "muy positiva, tanto de visitas y participación como de calidad de las propias actividades. Las visitas guiadas y los talleres estuvieron completos y en el Scratch Eguna hubo gran ambiente de escolares y familias". Ahora, el montaje 'Relay' viajará a Madrid y Sevilla. La obra de Luis Gordillo es uno de los suculentos reclamos del museo actualmente y, además, los instagramers se reunieron a nivel mundial en él, redondeando el fin de semana.


'Relay', o la eclosión musical en los más insospechados rincones de Artium, museo de vanguardia en Vitoria-Gasteiz.



  La imaginación forzando los límites. Jon Ruigómez, director del Museo Marítimo Ría de Bilbao, me contaba muy contento que la mejor forma de rematar la exposición sobre el bacalao comisariada por la editora y Doctora en Historia Económica Nati de la Puerta era que ella misma guiara a un grupo numeroso por una muestra sorprendente, actual e interactiva. Aparte de no tener parangón, de modo que, además de Madrid, tiene como próximos destinos Noruega y Canadá. Así lo apreció el público presente el domingo, y terminó aplaudiendo a la versátil promotora.

  La exposición que perdurará hasta mediados de junio en este museo a orillas de la Ría de Bilbao es la relativa a Ignacio Ipiña, un pintor vizcaíno que se adentró por los barrios mineros y fabriles del Gran Bilbao para retratar el alma de esas personas de vidas duras, a través de paisajes llenos de energía. La muestra se conjuga con la de Rialia Museo de la Industria de la Fundación Edex. De su viuda, la poeta Blanca Sarasua, ya les hablé hace unos meses.



Nati de la Puerta muestra dónde se aparea el bacalao, en el Museo Marítimo. Su exposición viajará a Noruega y Canadá.


  El domingo, el Guggenheim Bilbao Museoa era una fiesta. Con una afluencia de personas sólo comparable con Semana Santa, según sus empleados, la exposición de Ernesto Neto hizo las delicias de niños y no tan niños. Tumbarse en una hamaca en el pleno atrio diseñado por Gehry, para mirar con unos prismáticos el Leviatán Thot, era una divertida transgresión. Neto invita a lo díscolo, a tocar obra y palpar volúmenes. Bolas de plástico, flores realizadas en materiales diversos y sacos, cientos de sacos colgando de los techos, proponiendo que toqueteáramos esa canela envuelta, el arroz o la arena... hasta el punto de equivocarnos y de que el personal de limpieza tuviera que estar barriendo, de vez en cuando, en algunas salas. Un equívoco muy creativo...

  Neto, pues, termina su paso por el Guggenheim con buen sabor de boca, diversión y una sonrisa, pero Yoko Ono mantiene sus singulares propuestas. Los alemanes con los que hablé estaban maravillados con el arte contemporáneo y el edificio de Gehry, mientras unos madrileños se habían quedado impresionados con el juego de acero de Serra. En la tercera planta, la orientadora Adhara interpretaba al público una performance sugerida por Yoko Ono, a través de unos sacos amarillos sobre una moqueta. Los niños lo entendían al instante: se introducían en los sacos y empezaban a crear su ficción... son artistas en potencia.


Como no podía ser de otra manera, en Leipzig hay un museo de instrumentos de todos los tiempos: el Grassi Museum. 


  Y es que disfrutar como niños es la clave de la creatividad. Así sucedió ayer en el magnífico Museo del Prado, donde las colas fueron notables. Una de las curiosas propuestas era la del Museo del Romanticismo, que recreó escenas de la vida social decimonónica en la Noche de los Museos. Otro centro muy curioso, premiado por su originalidad, es el Museo de las Relaciones Rotas, en Zagreb (Croacia). De él les hablé el verano pasado.

  La noche del sábado, sí, tuvo sus duendes en muchos espacios expositivos. Incluso en el Museo Euskal Herria, que jugó con la sal como peculiar protagonista de la vida de los vascos, durante siglos. Tienen tanto, tanto que ofrecer los museos...



Museo de las Relaciones Rotas, en Zagreb. (Para más información, ver el post Estética de las rupturas).




Para más información: Enredados en Arte (Deia, 19 de mayo)
Reportaje sobre Ignacio Ipiña, retratista a través de paisajes (Deia, 2014)
Reportaje de investigación sobre la figura de Oteiza (Euskal Herria, 2011)
Sobre los otros 'Guernica' (Deia y El Tintero, 2013)
Reportaje sobre el Museo de las Relaciones Rotas (El Tintero, 2013)
Reportajes sobre el Año Munch noruego (Deia, El Tintero)
El Museo de los Hebreos Polacos abrirá sus puertas en Varsovia (El Tintero, 2014)
Berlín y su actividad artística y expositora (Deia, El Tintero 2013)
Jesús Lizaso: "Los museos siempre son una buena idea, nunca un fracaso" (Deia 2010, El Tintero 2014)
Reportajes sobre Bilbao Art District (Deia, El Tintero)
Buscar otras publicaciones mías sobre Arte y Museos recogidas en el blog (y en el apartado Trabajos)


No hay comentarios:

Publicar un comentario