sábado, 18 de mayo de 2013

TRATANDO DE INVISIBILIZAR EL 15-M



Nació hace dos años y fue creciendo y haciéndose más fuerte. Critica el sistema, la ley electoral, los privilegios de nuestros parlamentarios, las políticas clasistas a las que estamos asistiendo... Pero esta semana apenas hemos sabido de los actos del 15-M. ¿Está logrando el Gobierno Rajoy hacerles invisibles?



Texto y fotos: Cristina M. Sacristán




Mensajes del 15-M en Sol, en julio de 2011.


  Al principio parecían grupos deslabazados, pero pronto cobraron envergadura. Como buen felino, el editor de Los libros del Lince, Enrique Murillo, conformó con su equipo el libro Las voces del 15-M, donde recogía los testimonios de rostros visibles del movimiento de inspirados por el famoso ¡Indignaos! de Stéphane Hessel. Después, la indignación se fue propagando, entrelazándose con la primavera árabe, y saltó el Océano, tomando Wall Street. Y más países, como Grecia, México, Chile, Brasil, Marruecos...

  Han pasado dos años desde entonces, y la situación social y económica cada vez es más insostenible. Más de 6 millones de parados -cifra en aumento tras decretar la Reforma laboral, y su despido abaratado-, desahucios de personas con pocos recursos mientras la banca se salva de la quema, subida desmesurada de impuestos -sin ver la redundancia positiva en los ciudadanos, a diferencia de países más avanzados-, recortes en Educación, Sanidad, Cultura... Se diría que Franco ha logrado levantar la losa del Valle de los Caídos, y que camina como Jackson en Thriller. "Lo peor es que estos políticos no tienen vergüenza y no se dan cuenta", me decía en Bilbao Art District la artista Esther Ferrer, quien atisba el panorama desde París con desazón. El panadero, quien te echa gasolina, cualquiera a pie de calle subraya que este panorama es insostenible, y que va a reventar. Una de las caras visibles del 15-M, Jon Agirre Such, comenta que unos alemanes se sorprendían recientemente al constatar que "no van a dar el brazo a torcer. Ellos no entendían por qué no están cediendo. La respuesta es sencilla pero no la pregunta: porque es un gobierno de derechas con una tendencia al totalitarismo importante, con una incapacidad para solventar problemas, alcanzando los poderes financieros".

  Han pasado dos años desde que se propagó el espíritu inconformista del 15-M, pero el Gobierno Rajoy, con unas políticas descaradamente clasistas e inhumanas, es sordo ante el clamor de la calle. Y, si no, lo acalla, tal y como ocurrió el pasado 25 de septiembre, con detenciones arbitrarias, represión policial e intervención de asambleas al aire libre. A ciertos medios de comunicación les interesó hablar de "delincuentes", en referencia a los jóvenes y no tan jóvenes que mostraban su hartazgo en medio de la ciudad, especialmente en torno al madrileño Congreso de los Diputados.

  Y esta semana, en su segundo aniversario, el 15-M ha pasado a los breves o pequeñas noticias de la mayoría de los medios estatales. En cambio, su herencia está por doquier: en forma de escraches, flash mobs, mareas verdes, plataformas de afectados... Las calles son el escenario de la protesta. ¿Estará el PP logrando atarlo y bien atarlo?




Agirre Such, en Sol (Madrid), donde se larvó el 15-M.
 
 

   Agirre Such estima que la sociedad española es "conservadora", y que el 15-M de 2011 "empezó a construir una alternativa, pero muchos no la ven del todo viable: hay gente con mucho miedo que no pasa a la acción". Con todo, "el PP no teme a las alternativas provenientes de los partidos políticos. ¿A quién teme entonces el PP? A los movimientos sociales, contra los que está dando todas las muestras de violencia jurídica, policial, verbal...".

   Para el arquitecto, "hacen bien en temer eso, porque cada vez hay una mejor articulación, un consenso. La violencia está cada vez más latente en el ambiente: si no se reconducen, terminará estallando". Y es que, añade, "siguen con los recortes y no saben mentir: dan por hecho que el paro no va a bajar".

  En el enlace bajo esta página pueden acceder a la web de Democracia Real Ya, por si dudaban de la existencia del 15-M. Y es que, deformando la frase de Blas de Otero, nos pueden quitar el pan, pero no la palabra.




Para más información: Democracia Real Ya
Reportaje Indignados pero esperanzados  (Deia, 2011)
Ver en Los libros del Lince 'Las voces del 15-M'
Prólogo de Sampedro a 'Indignaos', de Hessel
(Su último libro, antes de morir: '¡No os rindáis!')
Primicia desde NYC: 'El 15-M salta a Estados Unidos'  (Deia, 2011)
Entrevista a Jon Agirre Such: "Me gustaría que el bipartidismo acabe..."  (Deia, 2011)
El 25-S: En busca de otras políticas  (Gea Photowords, 2012)
"Por favor, sean felices"  (Almudena Grandes, El País 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario